Los duendes aluxes

Hace muchísimos años, según los mayas, los dioses crearon a todos los seres de la naturaleza, y cuando terminaron, pensaron que alguien debía vigilar y cuidar de ellos, incluidas las plantas. Así que debían pensar en uno seres especiales, con habilidades sobrehumanas.

Los dioses decidieron encargar este trabajo a los chamanes, los hombres más sabios de la selva. Ellos comenzaron a crear con barro cada viernes diferentes partes de los futuros guardianes de la naturaleza, con paciencia y mucho esmero. En total tardaron siete semanas en crear uno.

Primero crearon los pies, muy parecidos a los de las lagartijas, para que pudieran correr mucho y rápido por todos los terrenos, y que nadie pudiera escucharlos. Cocieron con barro los pies y los dejaron secar.

Las piernas las hicieron con carne de venado. De esta forma, serían los más rápidos.

En el estómago añadieron maíz, para que nunca pasaran hambre, y en el pecho, un corazón creado a partir de uno de paloma y otro de jaguar. Así, serían tiernos como estas aves, pero valientes y con coraje como los felinos de la selva.

Llegó el turno de los brazos. Para crearlos, los chamanes usaron carne de mono. Así se aseguraban de que pudieran ser ágiles y de que tuvieran la capacidad de trepar por los árboles.

El rostro tendría apariencia de ancianos. Los ojos, serían como los de la lechuza. Así que los aluxes podían ver en la oscuridad.

Y lo que más les costó a los chamanes fue ponerse de acuerdo en qué voz tendrían. Así, como no se decidían, al final les otorgaron a los aluxes todas las voces de la selva juntas.

Contentos por el resultado, los chamanes pedían en cada ceremonia dedicada a los dioses que otorgaran vida a sus duendes, y éstos salían corriendo al bosque, en donde se escondían ante los ojos de los humanos para trabajar en secreto, aunque de vez en cuando les encanta gastar bromas y hacer alguna que otra travesura.

Así que ya sabes: si andando por la selva escuchas un extraño sonido que imita al de varios animales juntos, pero no ves a nadie, tal vez sea un Aluxe.


Más del autor
Tema del día
Tema del día
Integrar la discapacidad
Integrar la discapacidad
La flor de Pascua
La flor de Pascua