Nacimiento

Ultimo día del invierno y primero de la primavera.

Ultimo día de la tibia tiniebla de la entraña

para entrar en la fría luz del mundo.

 

Yo estaría madura de la sombra, de la nada,

del amor: madura de la carne en que crecía.

Y asomo mi cabeza con un grito:

flor de sangrante herida

cúspide lúcida del dolor mas hondo

jubiloso momento de tragedia!

 

Mi madre habrá tenido sus ojos, lacrimosa,

a la semilla de las cruces.

 

Nadie pensaba entonces que relojes

de cuarzo o girasol la esperarían.

 

Al vórtice de esta hora, cuantos muertos

habrá resucitado en el vagido

que tenia la alcoba de luz verde.

 

Yo habría de cumplir cuantos designios,

tendría que repetir la mascara de algún antepasado

quién sabe la ponzoña de su alma, o su nobleza;

realizar sus venganzas, restañar sus fracasos.

 

Venir de la resaca de unos seres lejanos

que se amaron un día

que se encadenaron con la vida

ser argolla mas de esa condena.

 

Saber que somos frutos de un punto de alegría

y ese germen, ¡Dios mío!

desde qué grietas sube, de qué simas?

 

De la tibia tiniebla a la luz fría

hendiendo vida y muerte

la frágil levadura su eternidad mordida.


Más del autor
Viaje inútil
Viaje inútil
Viaje inútil
Viaje inútil