Canción hacia adentro

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Hay un sólo trino entre tu amor y mi alma.

 

Mis dos ojos navegan

el mismo azul sin fin donde tú danzas.

 

Tu arco-iris de sueños en mí tiene

siempre pradera abierta entre montañas.

 

Una vez se perdieron mis sollozos,

y los hallé, abrigados, en tus lágrimas.

 

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Un ruiseñor nos tiene en su garganta.

 

Los ríos que me traje de mis riscos,

desembocan tan sólo por tus playas.

 

¿Hay confusión de vuelos en el aire?

¡El viento que nos lleva en sus sandalias!

 

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Mientras menos me pienses, más me amas.


Más del autor