Evo a Quecaña: ¿Cuánta comisión vas a cobrar por el Coliseo?

Mientras en su corto discurso del 6 de agosto pasado intentó convencer que la corrupción no ha llegado a ese alto cargo, ayer en su visita al Chaco tarijeño a propósito de la efemérides regional (12 de agosto), bromeó sobre "comisiones" por obras que busca ejecutar el gobernador regional, José Quecaña

“Ahora entiendo perfectamente lo de los campos deportivos, compañero Quecaña. Un Coliseo de 10 millones de bolivianos. Yo le decía ¿Cuánto de Comisión vas a cobrar?” El autor de estas palabras fue el presidente Evo Morales. El destinatario, el gobernador regional del Gran Chaco, José Quecaña. El escenario, un altillo armado en la capital yacuibeña donde el Presidente entregaba, simbólicamente, los edificios de la nueva Facultad Integrada del Gran Chaco, parte de la Juan Misael Saracho.

El lugar era lo suficientemente apartado para que solo los más leales llegaran hasta allí. Ni siquiera había activistas del 21F recordándole al Presidente el mantra del “Bolivia Dijo No” que le acompaña desde hace meses en cada acto oficial. La reacción fue una carcajada general, como se aprecia en el video colgado en nuestra página web.

La visita de Morales fue casi relámpago, casi improvisada, y sin poner pies en la FexpoChaco, pues en la tarde debía volver a La Paz para inaugurar la Casa Grande del Pueblo. Esa rapidez impidió que se desplazara todo el séquito que habitualmente le acompaña en sus periplos por Tarija. Solo el diputado Ignacio Soruco logró meterse en el avión para estar en el lugar, ni alcaldes, ni presidentes de Asamblea. Sí estaba el pleno de la “institucionalidad” chaqueña encabezada por el propio José Quecaña y acompañado muy de cerca por el viceministro de Defensa Civil y exalcalde de Yacuiba, Carlos Brú y el actual alcalde, Ramiro Vallejos.

Todos los voceros del MAS eludieron hacer declaraciones sobre este asunto y lo enfocaron en un ámbito cuasi privado, cual si fuera una broma de carácter personal, a pesar de realizarse en un acto oficial y refiriéndose a una inversión pública.

Por su parte, los opositores al presidente Evo Morales consideraron que la “broma desafortunada” evidencia una conducta delictiva o, al menos, una incitación al delito, y pidieron una investigación profunda sobre el caso mencionado y sobre el resto de obras licitadas en el Gran Chaco en la última década.

Un analista del Gran Chaco, Esteban Farfán Romero, indicó que en las últimas semanas hay una pugna seria entre el ejecutivo regional José Quecaña y el alcalde Ramiro Vallejos, que recién juró al Movimiento Al Socialismo aunque ayer no levantó el puño en ninguno de los actos. Entre los proyectos en discusión está el de la nueva terminal, en concurrencia con el Estado y que ambos pretenden licitar. “Es necesario una auditoría a profundidad, pues parecería que la práctica de las comisiones se habría vuelto habitual en las licitaciones en el Gran Chaco”.

Formalidades
Además del acto en Yacuiba, Morales entregó el jueves la ampliación de un sistema de agua potable en el municipio de Villa Montes que fue instalado con una inversión de 12,3 millones de bolivianos.

“Autoridades de la región me han pedido acompañar esta semana de aniversario del Chaco tarijeño, esta mañana hemos empezado (…), y vamos a entregar varias obras más en los tres municipios del chaco tarijeños, tenemos tantas obras por entregar”, manifestó en un acto público.

Según el informe técnico de esa obra, fue ejecutada mediante el programa gubernamental ‘Mi Agua 4’, con una inversión de 12,3 millones de bolivianos, de los cuales el 70% fue financiado por el Gobierno nacional, el 20% por la subgobernación y el 10% de la Alcaldía de Villa Montes, para beneficiar a unas 2.500 familias.

La bandera de la corrupción en el 6 de agosto

El presidente Evo Morales en su accidentado discurso con motivo de la efeméride patria del 6 de agosto en Potosí, donde apenas logró hilar ideas por los gritos a favor y en contra de su repostulación, sí aseveró que la corrupción será perseguida y castigada en su Gobierno sin ningún tipo de miramiento.

Luego de 12 años de gestión del MAS y tras la lucha inicial, se han acumulado procesos por corrupción todavía no aclarados, como el tema del Fondo Indígena o la gestión de Lino Condori.