El Barcelona pretende actualizar su escudo

El nuevo diseño, según el club azulgrana, surge de la idea de adaptarse a una serie de cambios. “Es una evolución que nos ha llevado más de un año y medio. Le queremos dar más relevancia a las señas de identidad azulgranas, a la ‘senyera’ y más importancia a la pelota”, aseguró Vives.

Para ello, el Barcelona trabajó con la empresa Summa. El anterior diseño fue de Claret Serrahima, quien adaptó el escudo de la entidad azulgrana en el año 2002, con unas líneas más estilizadas, suprimió los puntos que separaban las iniciales del club (FCB) en la parte central, abrevió el nombre y redujo el número de puntas.

En la presente evolución se han eliminado las líneas negras interiores, se ha ajustado el dibujo y el color de la parte superior. También se ha sintetizado la bandera azulgrana de 7 a 5 barras. El cambio se ha producido en las tonalidades de amarillo, que es más iluminado, como también los tonos azulgranas. “Además desaparece el acrónimo (FCB) y el tamaño de la pelota crece”, dijo Vives. No es casual este último concepto, que según el club sirve para establecer una analogía con el concepto de la filosofía futbolística del Barça.

En el caso de la aprobación por parte de la Asamblea de Compromisarios, el escudo se integraría para la próxima temporada, no antes.