Al final, broma

Al final había sido broma lo de la promesa a Morachata de hacer “lo que quieran” si le garantizaban el 100 por ciento de los votos. Simplemente una de esas bromas. Un desliz del Presidente. Un juego al que está acostumbrado luego de 13 años ejerciendo el poder. El Presidente se disculpó. Al final esto de las leyes electorales son un engorro.