Thomas amplía el imperio de los británicos en el Tour de Francia

Geraint Thomas (Sky) ha culminado en París su primer Tour de Francia y ampliado el dominio del imperio británico en las 7 últimas ediciones con 6 títulos, una vez finalizada la vigésimoprimera y última etapa entre Houilles y la capital francesas, de 116 kilómetros, en la que se impuso el noruego campeón de Europa Alexander Kristoff (Emirates).

En una etapa tradicional de fiesta y homenaje al campeón, hubo escapada e intentos peligrosos al final, pero se cumplió el guión en París y Kristoff, que estaba inédito, aprovechó la última oportunidad para levantar los brazos, y lo hizo ganando el pulso al alemán John Degenkolb (Trek) y al francés Arnaud Demare (Groupama).

Unos metros más atrás entraba despacio Geraint Thomas, recibiendo los aplausos de su compañero Chris Froome y el reconocimiento del pelotón, que admite la superioridad del galés y de su equipo. El primer Tour en 9 participaciones para este corredor Miembro de la Orden del Imperio Británico por sus méritos deportivos.

Thomas escuchó el himno británico en lo más alto del podio, acompañado por el holandés Tom Dumoulin y por Chris Froome, segundo y tercero respectivamente. El primer español, Mikel Landa, séptimo clasificado.

Thomas, de 32 años, excompañero del futbolista del Real Madrid Gareth Bale en el Whitchurch High School de Cardiff, amante del rugby y de la cerveza, se unió a la historia del Tour luciendo con orgullo el maillot amarillo en el podio de París. Es el heredero de Chris Froome, a quien le arrebató los galones demostrando su superioridad.

Líder desde la undécima etapa, despejó dudas en los Alpes imponiéndose en las etapas consecutivas de La Rosiere y Alpe D’Huez, donde entró en la historia al ser el primer maillot amarillo en levantar los brazos en tan insigne cima.

Desde entonces Thomas lideró al Sky con firmeza. La escuadra británica controló la carrera a su antojo, con gregarios de lujo, entre ellos la joya colombiana Egan Bernal, un titán en la montaña, pero Thomas reaccionó siempre cuando los rivales se animaron a inquietar sus intereses, rebañando segundos de bonificación con puestos de podio.

Un nuevo inquilino en el palmarés del Tour que procede de la pista, de donde sacó dos títulos olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012) y tres mundiales. Conocido como “G”, el galés sucede en la cadena de oro británica a Bradley Wiggins (2012) y Chris Froome (2013, 2015, 2016 y 2017). Nada menos que 6 títulos en las últimas 7 ediciones
En las clasificaciones complementarias el francés Julian Alaphilippe (Quick Step) se adjudicó el jersey de la montaña, el eslovaco Peter Sagan (Bora) logró su sexto maillot verde, el francés Pierre Latour (Ag2r) el blanco de mejor joven y por equipos se impuso el Movistar.

La 105 edición no fue una fiesta para el ciclismo español. Solo la victoria de Omar Fraile en Mende queda para el recuerdo, así como la general por equipos del Movistar, que obtiene el tercer título en los 4 últimos años. Pobre balance teniendo en cuenta que los objetivos del equipo pasaban por lograr el maillot amarillo en París.

El reto quedó muy lejos. Movistar se refirió a Landa Quintana y Valverde para la función compartida de líder, pero la carretera puso séptimo alavés y al colombiano décimo. El ciclismo español ya reclama que se confirme la progresión de los jóvenes con proyección, como Marc Soler, notable en el Tour y enorme proyección, o el mallorquín Enric Mas.

Se cierra un Tour que empezó con el veto a Froome por el caso salbutamol y se desarrolló con el debate candente y gestos contrarios al británico y su equipo en algunos sectores del publico. No faltaron algunos incidentes, como la manifestación de agricultores que paró la carrera, las bengalas, el empujón a Froome y la caída de Nibali provocada por un espectador.