Espacio publicitarioEspacio publicitarioEspacio publicitario

Bendice a tu madre con amor

Si tu madre está viva, bendícela con amor porque ella es la raíz más honda de tu existencia y el manantial más alto de tu alma.

Si tu madre ya no está, bendícela con amor, porque ella es tu antena entre la tierra y el cielo, y la voz más pura que habla en tu corazón.

Bendice a tu madre porque ella es la rama del árbol de donde desciendes y la lámpara del país a dónde vas.

Bendice a tu madre porque ella es el avío de tu tránsito eterno, y está contigo en tu angustia, en tu amor y en tu esperanza.

Bendice a tu madre en el día y en la noche, en las horas adversas y en las horas felices.

Tu bendición te elevará sobre el polvo del mundo y Dios acogerá en su oído tu amorosa plegaria.

No importa si la consideras buena o mala...

Según tus altas expectativas. 

Nadie puede dar lo que no tiene.

Nadie nace sabiendo ser madre. Cada mujer hace lo mejor que puede en ese momento concreto de sus vidas, según la madurez y nivel de conciencia en esa etapa maternal, según el amor o daño que recibió de sus propias madres.

Eres su huella innegable en la tierra.

 Si sanas, sanas tu linaje futuro y pasado. ¡Rompes el círculo!

Te liberas y liberas a todas las mujeres de tu sangre.

Honra a la mujer que te dio vida y bendícela con amor.


Más del autor
¿Para qué bendecir?
¿Para qué bendecir?
Bloqueo
Bloqueo
Bolivia y los bloques
Bolivia y los bloques