Ferrufino exhibe “Brioso”, su última escultura de metal

El escultor Diego Ferrufino presentó su última obra denominada “Brioso“, un caballo sobredimensionado en un 10 por ciento de su tamaño real y elaborado en base a metal.
El autor contó que le tomó siete meses elaborarlo, utilizó fragmentos de hierro, chatarra de automóviles y motocicletas que fue reuniendo para construirlo y realizando cortes de precisión para luego unirlo con soldadura. “Es una obra libre, no lo hizo por encargo ni por pedido; sin embargo se encuentra a la venta. Las obras que hago son espontáneas, y ahora la presento en un lugar público”, apuntó.

Explicó que por conciencia ideológica, por compromiso con el medio ambiente, practica el reciclaje, trabaja con chatarra, materiales de autos, motos y maquinarias viejas, destartaladas, fragmentos de fierros que están tirados en los vertederos y los talleres. Él los limpia, los pule y se convierten en piezas fundamentales de su obra.

Las ideas le vienen de la naturaleza, la figura humana, temas tradicionales, las plantas, insectos en los que busca capturar la esencia y reproducirla a su manera y estilo, creando con la ficción que le dan la forma de los fierros y lo que le sugieren.

Sin embargo, advirtió que el trabajo en fierro es arduo, porque a la obra hay que darle un buen ensamblaje de soldadura, limpiar bien las piezas, sacar la escoria, pero más que todo consideró que la visualización creativa es fundamental.