Dudan que Toledo, preso en EEUU, sea liberado

Juristas nacionales y medios de prensa locales dudan de que el ex gobernante peruano Alejandro Toledo sea liberado bajo fianza en la audiencia judicial que tratará inicialmente su situación en Estados Unidos.

Informe

Tal percepción se basa en un informe del estudio de abogados Foley Hoag, que asesora al Gobierno peruano en el trámite de extradición de Toledo, según el cual los fugitivos, condición que la justicia norteamericana reconoce en Toledo, no calificarían para la libertad bajo fianza.

El reporte, divulgado aquí, precisa que el veto reconoce como excepciones que no haya posibilidad de fuga, que el detenido tenga graves problemas de salud o que el proceso de extradición tenga un retraso inusual.

También señala que la libertad bajo fianza le fue negada al ex presidente de Panamá Ricardo Martinelli -extraditado a la postre por corrupción- porque sus recursos y contactos en el exterior podrían servirle para fugarse; siendo el caso análogo al de Toledo, detenido el pasado martes en su casa en la ciudad de San Francisco.

El dinero de Toledo le permite pagar desde marzo de 2017 a los cotizados abogados y lobistas (cabilderos) Roger Noriega y Richard. J. Douglas, cuya influencia en Estados Unidos resalta la prensa local.

En ese contexto, los medios destacan la importancia del principal abogado del ex gobernante peruano, el ex subsecretario de Estado Noriega -a quien el Gobierno de Toledo otorgó la máxima condecoración peruana-, por sus influencias en los altos niveles políticos de Washington.

‘Hay que tomar en cuenta que después del fallo judicial, el que va a decidir si se extradita o no a Toledo es el Departamento de Estado norteamericano, va a tener la última palabra’, señaló el analista Iván García.

Recordó que Noriega y Douglas publicaron en el diario conservador limeño El Comercio , en mayo de 2017, dos meses después de ser contratados por Toledo, un artículo que esboza los argumentos de la defensa, en el que buena parte de la argumentación era política.

‘Las irregularidades judiciales y políticas en un Estado requirente podrían condenar al fracaso la demanda de extradición mejor preparada en el Estado requerido’, dice el artículo que insinúa la posibilidad de supuesta intromisión política o recorte de derechos en el caso Toledo.

El analista García dice que conoció a Noriega en la década de los 90 del siglo pasado y vio la fuerte influencia que tenía sobre todo entre los halcones (extremistas) como él, que actualmente están muy bien ubicados en el Gobierno de Donald Trump.