Congreso argentino proclama triunfo de Alberto y Cristina

A menos de un mes del cambio de gobierno, el Congreso argentino en su Asamblea Legislativa proclamó este miércoles el triunfo de Alberto y Cristina Fernández, quienes asumirán como presidente y vicepresidenta el 10 de diciembre.

En un acto encabezado por la vicepresidenta del país en su condición de presidenta de la cámara Alta, Gabriela Michetti, los senadores y diputados convalidaron los resultados de las elecciones del 27 de octubre, en las que la fórmula del Frente de Todos se impuso en primera vuelta por el 48,24 por ciento de los votos.

Con cánticos de los representantes del peronismo en el recinto, donde retumbó la frase ‘vamos a volver’, en un trámite formal se cumplió con lo que disponen los artículos 120 y 122 del Código Nacional Electoral, conforme al artículo 97 de la Constitución Nacional.

Sin objeciones dentro del recinto, todo el arco político convalidó los resultados que previamente fueron verificados -durante un cuarto intermedio- por una comisión de legisladores, precisó el portal El Parlamentario.

En el recinto no estuvieron presentes Cristina Fernández, quien se encuentra en La Habana visitando a su hija Florencia Kirchner, ingresada en esa isla desde marzo pasado, mientras que por el oficialismo no estuvo el senador y ex candidato a vicepresidente Miguel Pichetto.

Alberto Fernández

Por su parte, el presidente electo de Argentina afirmó que, cuando asuma el poder, se instalará el «Gobierno de todos» para resolver los problemas del país de forma conjunta.

Desde la sede de la Conferencia Episcopal del país suramericano, Fernández se reunión con dirigentes de los movimientos sociales para hablar del programa «Argentina contra el Hambre», que contempla una convocatoria a un Consejo Federal contra esta situación.

“Lo que viene es el Gobierno de todos ustedes, no de Alberto y de Cristina (Fernández), vamos a resolver las cosas juntos”, aseguró y añadió que “la economía popular llegó para quedarse”.

El proyecto contra el hambre plantea un conjunto de políticas para garantizar el acceso a los alimentos y prevé sumar a los movimientos populares en su capacidad de producir y distribuir elementos de la canasta alimentaria.

“Es una prioridad para mí terminar con el hambre, atacar la pobreza e incorporar a estos sectores, que vuelvan a ser actores de la sociedad”, manifestó.

Las organizaciones sociales han desarrollado emprendimientos productivos y canales de comercialización alternativos para mejorar las condiciones de vida y generar un nuevo tipo de trabajo para sus integrantes.