Zozobra en casas de cambio de Tarija por baja de peso argentino

El lunes en la mañana las casas de cambio compraron 100 pesos a 14,50 bolivianos y el martes los vendían a 13, al momento nadie los adquiere y prefieren esperar a que se normalice la situación

Las casas de cambio en Tarija se muestran preocupadas por la caída de la moneda argentina, de entrada en un día perdieron un par de puntos de cotización; el viernes compraron 100 pesos en 14,50 bolivianos para venderlos a 15, pero con el sorprendente resultado de las elecciones primarias en ese país que le dieron la victoria al peronista Alberto Fernández, este lunes amanecieron con que había bajado a 12 bolivianos para ofertarlos a 13.

El domingo se llevaron a cabo esos comicios en el que el resultado no favoreció al candidato preferido por los inversores, el presidente Mauricio Macri, que perdió por 15 puntos porcentuales contra Fernández. En el arranque de la jornada financiera en Buenos Aires, el peso argentino se hundió a un mínimo histórico de 55 dólares por cada peso, cuando al cierre del viernes cotizaba a 45.

Pérdidas

Es una pérdida que nos afecta, sostuvo Eddy, que atiende una casa de cambios en la calle Bolívar y Daniel Campos, porque fueron sorprendidos por este hecho, algunos de sus compañeros se quedaron con muchos pesos, fueron “volteados”, entretanto otros prefieren quedarse sin esa moneda, “es que el peso argentino es traicionero, sube y de repente baja”.

A su turno, su vecino Mario apuntó que esa medida afectará el turismo, que ya no vienen mucho de la Argentina porque les sale caro, esa nación tiene una economía muy inestable, su tipo de cambio sube y baja, ahora ha sido una caída muy fuerte. “Quienes estarán más afectados son las personas que fueron a trabajar allí, se disparó el dólar y su plata no vale nada”.

“También afecta la economía tarijeña, ya no existe el movimiento que debería haber como cuando era estable la Argentina, afecta a las ciudades que están en la frontera, con la subida del dólar allí nada raro que en estos días haya demanda de esta moneda y se lo lleven a ese país, el problema es que aquí va empezar a faltar”, argumentó.

Por su parte, otro dependiente de una casa de cambios, Neyver, sostuvo que la situación provoca incertidumbre, la gente está en duda, no sabe si comprar, si vender, hay una inestabilidad total que provoca que no haya movimiento de dinero. Sin embargo, agradeció que en Bolivia haya estabilidad en cuanto al cambio del dólar, “cosa que no hay en los países vecinos como Chile, Paraguay, Brasil y por supuesto Argentina”.

Entretanto, Juan Valeriano Irahola se quejó por las pérdidas provocadas hasta este lunes, en la mañana compraron 100 pesos a 14,50 bolivianos y ahora los venden a 13, al momento nadie los adquiere y prefieren esperar a que se normalice la situación.

Explicó que el dólar en la Argentina es el problema, este lunes a las 10.00 de la mañana la pizarra cambiaria abrió con 46,90 pesos la moneda norteamericana y a las 11 se puso a 66, “¡subió 1810 puntos!. Si se tenía que pagar 4.600 pesos para comprar por 100 dólares, en menos de una hora  subió a 6.500”, expresó sin ocultar su sorpresa.

Efectos en la economía regional

El representante regional de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Álvaro Gabriel Gonzales Luna Orozco, explicó que todo cambio en la moneda de los países vecinos afecta en la economía local, en nuestra producción y nos vuelve menos competitivos para exportar a esa nación, en este caso Argentina.

Por otro lado, los productos de este país van a tener mucha más competitividad que nuestra producción nacional, es muy probable que los comerciantes nacionales decidan importar productos argentinos que se han vuelto un poco más baratos con este peso devaluado, “competencia que viene no muy pareja porque su producción va ir con otro tipo de cambio”.

La política que toma nuevamente el gobierno argentino de devaluar su moneda es una medida dura que tomaron. Advirtió que en el transcurso del tiempo se observará el impacto que provocará en las ciudades fronterizas y que con seguridad que nuestro comercio también se va a detener.

“Gran parte del comercio en Yacuiba, Bermejo y Villazón –dijo- estas ciudades fronterizas que tienen mucho comercio con la Argentina, al quitarles el poder adquisitivo a los argentinos, estos van a dejar de venir a Bolivia porque se les hace más caro e incide y afecta a nuestra economía”.