Yunchará, obras optimistas en un municipio que envejece

El complejo deportivo demandó más de 13 millones de bolivianos. Consiste en la construcción de  un restaurante, gimnasio, coliseo polideportivo, canchas poli funcionales, albergue, áreas verdes, parqueos y zonas recreativas. Está emplazado en unas 4 hectáreas aproximadamente.

Plaza de la Integración en Copacabana

Yunchará es uno de los municipios que enfrenta el fenómeno de la migración y su consecuencia: la baja natalidad. En 2018 solo se registraron 13 nacimientos.  La  frecuente migración ha envejecido el promedio, pues es la gente adulta la que decide quedarse en su terruño.  Sin embargo, eso no fue un motivo para que la gestión se paralice, pues se encararon proyectos optimistas y de futuro, incluso orientados más a la juventud que a los adultos mayores.

Un municipio que tiene un presupuesto de siete millones de bolivianos anuales, en la Alcaldía, a la fecha, lo tiene “casi todo” resuelto en lo que respecta a la problemática de agua potable, al margen de lo significa la sequía. Tiene casi en un 100 por ciento de conexión de energía eléctrica, como así también se encaró el tratamiento de las aguas residuales.

Al margen de ello, se encararon proyectos productivos, tanto por parte de instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales. Lo que falta es poner en funcionamiento  esas obras y cumplan con el objetivo para el que fueron construidas: generar oportunidades de empleo y de negocio. Aunque también hay obras que “no se entienden en su verdadera dimensión”. Las autoridades son conscientes de ello.

 

Transformación de Haba

La firma de contrato para la construcción del Centro de Acopio y Transformación de Haba se realizó el 5 de diciembre de 2008. Se adjudicó a la empresa de Rogelio Rumualdo Coria por un monto de 170.000,54 bolivianos. La recepción definitiva se hizo el 21 de agosto del año 2009. Sin embargo, la plaqueta de entrega indica que fue concluida en mayo del 2011.

Centro de transformación de haba

Esta obra está ubicada en la comunidad de Chorcoya Avilés – el lugar donde residía el exgobernador Lino Condori -, una de las habitantes dice que ese proyecto funciona una o dos veces al año, cuando se necesita procesar el haba para alimentación de los escolares, que en ese lugar no son más de 30 niños.

Se trata de una infraestructura que está edificada sobre un terreno aproximadamente del tamaño de una cancha de básquet: consta de un galpón, oficinas administrativas, baño, portería y cocina. En su interior tienen material almacenado, como tubos de plástico y bolsas.

Para la adquisición de portones corredizos, ventanas y persianas para la planta procesadora de haba, se invirtieron 46.700 bolivianos.

Unos kilómetros más abajo, en la comunidad de Muñayo está el centro de acopio de haba. Sin embargo, en ese lugar no se almacena el producto. Una lugareña dice que la idea era reunir ahí el producto para luego llevarlo a Chorcoya para su transformación. Sin embargo, como la producción es reducida por la falta agua para riego, esa infraestructura no cumple su función. Es más, como había advertencia de cortar la luz por falta de pago, decidieron alquilarla a una empresa, la cual tiene su maquinaria y demás materiales en ese lugar.

En el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes) se puede encontrar, que tanto la Subgobernación y el Municipio, encararon proyectos de capacitación técnica para la producción de haba, como también la compra de semilla que tenía como beneficiario al sector del agro en distintos años. Pero eso no se traduce en que el centro de transformación funcione de manera periódica.

La alcaldesa de Yunchará, Gladys Alarcón, dice que el Programa Mundial de Alimentos, que fue el financiador, entregó ese proyecto a la Asociación de Haberos, más no a la institución edil, por eso no tienen tuición sobre esa infraestructura. La relación que existe es comprarle a esa organización, todos los años, harina de haba, lacteado de haba y nutri haba para el desayuno escolar, dos veces en una gestión escolar.

Complejo Deportivo

El complejo deportivo fue ejecutado por la Subgobernación, solo su supervisión costó 500.000 bolivianos, la construcción demandó un monto superior a los 13 millones. Está ubicado en la capital de Yunchará. Al ingreso de ese pueblo, lo primero que resalta a la vista es esa megaobra que se erige luego de bajar la pampa de la zona alta.

El proyecto consistió en la construcción de varios bloques;en los que se destaca un restaurante, gimnasio, coliseo polideportivo, canchas poli funcionales, albergue, áreas verdes, parqueos y zonas recreativas.

El equipamiento para ese proyecto demandó 734.844 bolivianos, adjudicado en cuatro ítems, donde los proveedores fueron las empresas: Metal FerSrl, Open Company Ltda y Natalia Colque Aldana.

Al otro extremo del pueblo, que no queda a más de dos kilómetros, se construyó el colegio que tiene su propio coliseo polideportivo. Al lado está el estadio provincial Celedonio Farfán, también ejecutado por la Subgobernación. Este último proyecto fue adjudicado a la Asociación Accidental Fortaleza por un monto de 7.920.439 bolivianos y hasta hubo que rascar el cerro para ubicarlo. La supervisión que estuvo a cargo de la Asociación Accidental Desing y Asociados, demandó 250.00 bolivianos.

Si de obras deportivas se trata, en la comunidad de Copacabana se tiene dos coliseos frente a frente, solo una calle los separa. Alarcón explica el porqué de esa situación. Resulta que una de las obras, la más reciente, tenía que emplazarse en la capital, se consiguió el financiamiento del Gobierno nacional, se puso la piedra fundamental y, cuando se iba a dar la orden de proceder, llegó la Subgobernación con el proyecto de complejo deportivo.

Es así que como Municipio tuvieron que tomar la decisión de trasladar esa obra, pues ya se tenía el adelanto de recursos económicos y la empresa adjudicada. La cuestión era llevar la obra a otra de las zonas más pobladas de esa jurisdicción, y la decisión fue ubicarlo en Copacabana.

La alcaldesa sabe que la cuestionan por esa situación, reconoce que antes no había una coordinación entre Municipio y Subgobernación. Ambas instituciones se disputaban competencias y elaboraban proyectos similares que tenían el mismo fin.

Plaza Integración

La Plaza de la Integración Año Nuevo Agrícola y Ecoturístico – ahí donde se recibe el solsticio el 21 de junio – fue construida por la Asociación Accidental Zenteno por alrededor de 751.345 bolivianos. Se trata de un proyecto emplazado también en Copacabana por el Gobierno Municipal.Es una obra en forma de una media luna, en sus paredes tiene pintado rostros de indígenas, como también las siluetas de campesinos, llamas, cóndor y flamencos.

Al centro se tiene una estructura un poco similar a la puerta del sol que hay en Tiahuanaco, en el borde superior está la figura del sol. En una de las columnas está la plaqueta de entrega, que dice que fue inaugurada en septiembre del 2018. Las ollas de cerámica o más conocidos como yambuy, que se usan para las challas de la obra, siguen esparcidas en el piso. Como si luego de ese acto no se hubiese regresado al lugar. Ahí es donde la Alcaldesa y sus compañeros del Movimiento Al Socialismo (MAS) reciben los primeros rayos del sol del Año Nuevo Aymara decretado por el presidente Evo Morales.

Centros PAN

Desde el año 2006 se encaró la construcción de centros para el Programa de Atención a Niños menores de seis años de edad (PAN). Solo para la ejecución de tres obras con ese fin se pagó 717.678 bolivianos, unos 239.226 bolivianos en promedio cada una.  La supervisión demandó alrededor de 12.189 bolivianos en promedio para cada uno.

Ese tipo de infraestructuras se construyeron en 22 lugares, de las cuáles solo seis están en funcionamiento, las demás fueron abandonadas y entraron en deterioro.

Uno de los centros PAN que se encuentra al ingreso del municipio de Yuchará es en la comunidad de Chorcoya Norte, ejecutado por el entonces alcalde Lino Condori Aramayo. Esta infraestructura se cae a pedazos, pues, las tejas del techo están sobresalidas, como si hubiese pasado un huracán. Las ventas completamente rotas, el revoque de las paredes desprendidos, las rejillas metálicas están sobresalidas, el panel solar caído.  Los baños están taponados con basura, la lavandería no tiene grifo, el caño que conduce el agua está a un lado.  A dos kilómetros más abajo, en Chorcoya Avilés se tiene otra infraestructura similar, que tampoco está en funcionamiento.

Sobre este tema, Alarcón dice que hace tres años funcionaron bien, pues, a inicios de cada gestión se hacía convenios con los ejecutivos departamentales de turno, pero desde el ingreso del gobernador Adrián Oliva se cerraron para adecuar la inversión a la cantidad de niños en cada centro.

A la fecha se reactivaron 6 de los 22 centros, pero sin convenio con el Municipio. Esas infraestructuras tienen equipamiento del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges). Como esa institución no hizo transferencia al Municipio, tampoco pueden disponer de esos espacios. La alcaldesa dice que cuando se tenía un convenio se trataba de hacerles un mantenimiento.

Saneamiento

Yunchará tiene casi resuelta la provisión de agua potable, al margen de lo significa la sequía cada año

Transformación de Leche

La asociación accidental Empretar y Asociados fue la encargada de ejecutar ese proyecto. Esa iniciativa demandó 771.750 bolivianos. La firma de contrato fue el 22 de octubre del año 2012, la recepción definitiva se la hizo el 8 de diciembre del año 2013.

La autoridad municipal dice que se ingresó con un proyecto de fortalecimiento en la zona de San Luis de Palqui para mejoramiento de ganado caprino. Como resultado se sacó queso para el desayuno escolar. Pero por los desastres naturales que afectan a esa jurisdicción ya no se puede tener la materia prima. Sin embargo, con el Fondo Indígena se enfocará a fortalecer esa área, en todo lo significa el río San Juan del Oro.

“Si bien a ese centro no se le da utilidad para la transformación del queso de cabra, se trabajó con la Subgobernación para que se dé cursos de capacitación y transformación de frutales”, comentó Alarcón.

Al lado de esa obra, en la capital de Yunchará, se tiene una sede comunal, ésta a su vez colinda con un Centro de Nutrición, luego está el ex centro de salud que ahora funciona como un centro para el adulto mayor. Ya en la esquina, si se camina unos 50 metros está el puente peatonal sobre la quebrada seca y que tiene una arquitectura similar al puente Bicentenario de la ciudad de Tarija.

Por ese puente se puede llegar al nuevo centro de salud integral, el cual tuvo una inversión de 4.170.434 bolivianos. Fue adjudicado de manera directa a la empresa de Román López Castillo. El contrato fue firmado el 5 de abril del 2017 y la recepción definitiva se realizó el 17 de julio de 2018.

Los médicos dicen que aún no se ocupa toda la infraestructura. La alcaldesa dice que ese centro apunta a ser uno de segundo nivel, incluso tiene un equipo de rayos X, solo falta que se asigne personal para el funcionamiento. Están a la espera de que el Ministerio de Salud dote de ítems para ese fin, pero también para especialistas.

 

 


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.