Vladimir Putin descarta idea de liderazgo de por vida

El presidente Vladimir Putin dijo que no quería que Rusia volviera a la práctica de finales de la era soviética de tener gobernantes que murieron en el cargo sin una estrategia de sucesión adecuada.

Sus comentarios, hechos a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial en San Petersburgo, se realizan días después de que reveló una reforma radical del sistema político ruso, que llevó a la renuncia de Dmitry Medvedev como primer ministro junto con los miembros de su gobierno.

Putin, en un movimiento sorpresivo, eligió a Mikhail Mishustin, quien se desempeñaba como jefe del servicio de impuestos del país, como el próximo primer ministro. Los rusos ahora esperan saber qué ministros mantendrán sus empleos en una nueva administración.

La medida le da a Putin, de 67 años, espacio para mantener su poder cuando deje la presidencia, en 2024. El mandatario ha dominado la política rusa, ya sea como presidente o como primer ministro, por 20 años.

Sus enemigos han acusado por mucho tiempo a Putin, ex agente de la KGB, de complotar para mantenerse en el poder luego del término de su período presidencial, para poder seguir reinando en la nación más grande del mundo, que además es una de las grandes potencias nucleares.

En sus comentarios, Putin, quien ya dijo que quiere limitar a los futuros presidentes a dos mandatos en el poder a pesar de cumplir su cuarto mandato, rechazó la idea de mandatarios rusos de por vida.

“Sería muy preocupante volver a la situación que teníamos a mediados de la década de 1980 cuando los líderes estatales se mantuvieron en el poder, uno por uno, hasta el final de sus días y dejaron el cargo sin garantizar las condiciones necesarias para una transición del poder. Así que gracias, pero creo que sería mejor no volver a esa situación”, indicó.