Víctimas de la explosión en El Pelícano mejoran en EEUU

Restos de la explosión del ducto en la comunidad de El Pelícano

A tres meses de la tragedia de El Pelícano en Villa Montes (18 de octubre del 2018), los hermanos Franco Subia, Jhoselin de seis años de edad y Marvin de 11, se recuperan de manera favorable en el hospital For Children de la ciudad de Galveston en Texas-Estados Unidos. Mientras, los otros menores de edad que también quedaron traumados por lo ocurrido aquel día, reciben terapia psicológica en sus comunidades.

Los hermanitos quedaron huérfanos, pues sus padres fallecieron días después de la tragedia. Primero el papá Dionisio Franco Méndez, quien tuvo una falla multiorgánica producto de las quemaduras en su cuerpo, luego la mamá Filomena Subia Ávilauna tuvo una similar complicación. Su corazón dejó de latir, mientras sus niños estaban ya en Estados Unidos.

La gerente de Comunicación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos-Transporte (YPFB), Leila Cortes, indicó que Marvin salió de Terapia Intensiva hace un mes aproximadamente. En la actualidad realiza su tratamiento de rehabilitación, fisioterapias y curación de las heridas. Cuando los psicólogos y médicos ven por conveniente, deja que sus familiares lo lleven a dar un paseo. Su hermana Jhoselin aún continúa en Terapia Intensiva del hospital. En la actualidad se le realiza los injertos de piel.

La funcionaria explicó que la empresa estatal se hace cargo de todos los gastos, tanto de los niños como de los familiares que los acompañan. Cada uno tiene un familiar que los cuida de manera física las 24 horas. El regreso de ellos dependerá de la evolución de su recuperación, que calculan que sea el próximo año. Fecha exacta no se tiene.

“Marvin no se puede venir aunque esté bien. La idea es no separarlos, igual se les dará vivienda hasta que les den de alta del hospital, cuando eso suceda, se coordinará con el hermano mayor, Celso, para ver cuándo regresan a Villa Montes -comentó Cortes- se hará la reparación total del daño, tanto de los bienes que perdieron, los ingresos y la salud”.
En cuanto a los otros afectados, que tuvieron pérdida de cultivos, animales u otros bienes, la funcionaria manifestó que ya se les indemnizó. Se hizo una cuantificación de todo. Para ello se llevó expertos que hicieron el inventariado, como agrónomos y veterinarios. A todo se le puso el valor de mercado.

La directora de Género Generacional del Municipio de Villa Montes, Mercedes Galarza, explicó que del caso de los hermanitos Franco Subia se hizo cargo la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Santa Cruz, pues a su institución no le dio tiempo de actuar porque los niños fueron trasladados de manera rápida hacia esa ciudad por parte de YPFB Transporte.
Sin embargo, sostuvo que se coordina con los psicólogos contratados por Yacimientos, quienes brindan terapia de recuperación a los otros niños que fueron afectados psicológicamente.

La funcionaria indicó que son 12 niños los que reciben la terapia psicológica, que lo hacen de manera conjunta con su familia.
“El equipo hace la terapia psicológica por daños suscitados a los niños y también a los padres y madres de familia. El evento que se vivió fue desesperante, pues sufrieron traumas y necesitan superarlo -comentó Galarza- entonces, ellos hacen un trabajo de todos los días. Nosotros como parte protectora de los niños también hacemos una colaboración, llevamos actividades recreativas para ellos, los motivamos”.
Las terapias se prolongarán conforme la evaluación de recuperación que hagan los especialistas.

Gasoducto
El gasoducto Santa Cruz-Yacuiba, que el jueves 18 de octubre del 2018 explotó y provocó una tragedia en El Pelícano, volvió a operar después de cuatros días, luego de su reparación y respectivas pruebas técnicas.

En aquel entonces, desde YPFB Transporte se informó que el domingo 21 de octubre culminaron los trabajos de reparación del ducto y que durante esa jornada, hasta la mañana del lunes 22 del mismo mes, se realizaron las pruebas técnicas para posteriormente reiniciar su funcionamiento.

El envío de gas a Brasil no se vio afectado

Aunque el ducto de 24 pulgadas de diámetro, Santa Cruz-Yacuiba, tuvo que ser reparado, la exportación de gas a Brasil no se vio afectada, ya que tras la explosión se desvió el gas por otros ductos. “En pocas horas se ha restablecido (los envíos a Brasil) porque ese flujo de gas ha sido desviado por otro de los tubos que también tenemos para la exportación a ese país”, informó en esa ocasión el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera.

El ducto estaba enterrado más de tres metros bajo tierra y con las pertinentes medidas de seguridad. Desde el primer momento YPFB Transporte habló de una acción de terceros, una manipulación inadecuada, y finalmente hablaron de los vehículos de alto tonelaje.