Los 5 feminicidios que conmocionan a Tarija

Ni bien empezaba el año, Tarija ya sufría el primer feminicidio de 2019 en el municipio de Caraparí. El ritmo no bajó y hasta el sexto mes se incrementaron a cinco. Una alerta departamental emitida en diciembre de 2018 no pudo ser capaz de evitar el último deceso, que provocó el inicio de una investigación para establecer responsabilidades por los supuestos hechos negligentes de las instancias llamadas por la ley.

Miriam Caucota Galean

Todo empezó el 11 de enero cuando efectivos policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) del municipio de Caraparí recibieron la llamada del presidente de la Organización Territorial de Base (OTB) de Saladillo, quien contó que en un domicilio del lugar había una persona sin vida desde hace varios días.

Al llegar a la vivienda los uniformados realizaron la inspección y encontraron el cuerpo de una mujer en estado de descomposición, minutos después del levantamiento, el médico forense realizó la autopsia correspondiente y determinó que la causa de la muerte fue una asfixia por estrangulamiento.

El informe también determinó que la data de la muerte era de cinco días, se concluyó que fue victimada el 6 de enero. Tras realizar las investigaciones por parte de los asignados al caso se estableció la identidad de la mujer, se trataba de Miriam Caucota Galean, de 41 años.

Luego de las pesquisas, los uniformados asignados al caso apuntaron a Juan Carlos Donaire, de 37 años, como el principal sospechoso de la muerte de Miriam, ya que tras haber quitado la vida a su pareja se dio a la fuga. Actualmente Donaire es buscado por la Policía en todo el territorio nacional.

Celia Farfán Ortega

El 30 de enero, al promediar las 10:15, los comunarios de El Nueve, Bermejo, observaron que en medio los matorrales se encontraba el cuerpo sin vida de una mujer, por lo que inmediatamente reportaron el caso a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Luego del levantamiento legal del cadáver, los investigadores constataron que se trataba de Celia Farfán Ortega, de 46 años, el cuerpo fue trasladado a la morgue del hospital Virgen de Chaguaya.

Tras la autopsia el médico forense determinó que perdió la vida debido a un Traumatismo Encéfalo Craneal (TEC) a causa de varios golpes en la cabeza, que fueron provocados por un objeto contundente, probablemente una piedra. El hecho había sucedido un día antes.

Tras las pesquisas, se imputó a su concubino Felipe Farfán por feminicidio, había golpeado salvajemente a la víctima hasta causarle la muerte. Luego de ser aprehendido, en la audiencia realizada en el Juzgado Segundo Cautelar de Bermejo, el fiscal asignado al caso presentó los elementos suficientes para demostrar la autoría del acusado en el hecho.

La defensa del sindicado, al tener muchas pruebas en su contra solicitó someterse a un proceso abreviado, lo que fue aceptado por el juez y sentenció a Farfán a cumplir una pena de 30 años a ser cumplida en el penal de Morros Blancos.

Simona Ojeda

Dos semanas después, el 16 de marzo, la FELCC se encontró ante un macabro hecho. La madrugada de ese día Francisco Roberto Guzmán Colque de 30 años acabó con la vida de su esposa, Simona Ojeda de 28, y de sus cuatro pequeños hijos en un barrio al norte de la ciudad de Yacuiba .

De acuerdo al informe forense el hombre golpeó a los integrantes de su familia en la cabeza con un objeto contundente hasta causarles la muerte y tras esto, amarró su cinturón a una mesa, se arrodilló y se provocó una asfixia mecánica por ahorcamiento.

El feminicida e infanticida tenía antecedentes por delitos de violencia familiar y contaba con una sentencia de tres años de cárcel por dicha causa. Lo llamativo de sus procesos fue que nunca estuvo en la cárcel. De acuerdo la investigación el hombre no pudo superar que su esposa, cansada de tanta agresión, decidiera mantener una relación con otra persona.

Cuatro semanas antes del crimen, el 15 de febrero, Simona había denunciado a su esposo ante la FELCV por violencia física familiar, pero posteriormente la levantó, no siguió el proceso correspondiente, volvieron a vivir juntos y llegaron a ese fin.

Teresa Rodríguez

Teresa Rodríguez de 42 años era madre de dos hijos varones y durante 17 años trabajó en el parqueo vehicular de la calle Suipacha, dependiente del Gobierno Municipal de Tarija. El miércoles 22 de mayo, mientras estaba en su vivienda ubicada en el barrio Los Chapacos sostuvo una discusión con su esposo, Santos Méndez de 39 años, el cual después de agredirla verbalmente tomó un tronco de lapacho y le propinó un golpe mortal en la cabeza.

De acuerdo a los testimonios de familiares y amigos de la víctima, ella vivía un calvario al lado de su marido ya que durante años fue víctima de violencia familiar. De acuerdo a la versión de activistas de Ni Una Menos, Teresa lo había denunciado en más de una ocasión. Días antes, el 17 de mayo Méndez fue notificado como parte del proceso iniciado en su contra, sin embargo él la obligó a firmar un documento de conciliación.

La representante del parqueo vehicular, América Durán, manifestó que los hijos de la víctima no contaban con los recursos económicos para cubrir los gastos del sepelio, así como también para pagar un abogado que se haga cargo del proceso penal. Al momento el victimario se encuentra prófugo.

Carmen Serrano

La tarde del domingo 9 de junio, en un terreno privado ubicado por la comunidad de Sella Cercado fue encontrado el cadáver de Carmen Serrano Martínez de 38 años de edad. Había sido reportada como desaparecida desde el viernes 7 de junio. El principal sospechoso, su pareja E.C. (según sus iniciales) fue aprehendido junto a otro sospechoso.

El cadáver de Carmen fue encontrado por sus amigas debido a que junto a los familiares se habían organizado para buscarla, ya que se presumía lo peor, dado que ella había contado en anteriores ocasiones que era víctima de violencia familiar. Además, el sindicado había estado detenido anteriormente en Potosí por hechos similares.

El cuerpo de la víctima fue encontrado en el terreno de propiedad del concubino e inmediatamente fue reportado a la Policía. Personal de la FELCC y de la FELCV fueron los que llegaron primero y cerca de las 17.00 se hizo presente el fiscal de turno para realizar el levantamiento legal del cadáver, que estaba descubierto y tendido cerca de un churqui.

Luego de realizarse la autopsia correspondiente, el médico forense determinó que la causa de la muerte de la mujer se debió a un shock hipovolémico producido por tres impactos de bala por arma de fuego.

Más de cinco horas duró la audiencia de medidas cautelares en contra de dos personas imputadas por el delito de feminicidio de Carmen Serrano Martínez. La juez del Juzgado Cautelar Segundo determinó que al existir la probabilidad de autoría fueron enviados con detención preventiva a la cárcel de Morros Blancos.

 

EN TARIJA SUMAN LOS CASOS DE FEMINICIDIOS

Miriam

Luego de las pesquisas, los uniformados asignados al caso apuntaron a Juan Carlos Donaire, de 37 años, como el principal sospechoso de la muerte de Miriam, ya que tras haber quitado la vida a su pareja se dio a la fuga. Actualmente Donaire es buscado por la Policía en todo el territorio nacional.

 

Celia

La defensa del sindicado, al tener muchas pruebas en su contra solicitó someterse a un proceso abreviado, lo que fue aceptado por el juez y sentenció a Farfán a cumplir una pena de 30 años a ser cumplida en el penal de Morros Blancos.

 

Teresa

La representante del parqueo vehicular, América Durán, manifestó que los hijos de la víctima no contaban con los recursos económicos para poder cubrir los gastos del sepelio. Al momento el feminicida se encuentra prófugo.