Combatir el estrés laboral

El estrés y la ansiedad se han generalizado en las sociedades modernas

Elías Vidaurre  Médico

Si bien el estrés o la ansiedad constituyen reacciones naturales de nuestro organismo que nos permiten permanecer alerta en situaciones límite, en muchas personas acaba convirtiéndose en un estado crónico que dificulta su vida diaria y propicia la aparición de enfermedades, haciendo disminuir nuestra esperanza de vida.

A tomar en cuenta
En ese sentido, el trabajo puede ser una fuente importante de estrés, y por eso es habitual hablar de estrés laboral. Las causas más comunes de estrés laboral son los salarios bajos, el volumen elevado o sobrecarga de trabajo o la falta de oportunidades de promoción. El estrés puede llegar a ser muy peligroso para nuestra salud, un estudio reciente sugiere que el estrés crónico incluso puede conducir a la muerte, y que lo hace en muchas ocasiones, pues aumenta en un 68% el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias.
Una buena recomendación es mantener un diario o tomar nota rutinariamente durante un par de semanas escribiendo todas aquellas situaciones que nos generan más estrés y cómo respondemos a las mismas. En muchas ocasiones, frente al estrés solemos reaccionar dándonos caprichos poco saludables, como la ingesta excesiva de calorías, darnos un atracón de algún alimento muy azucarado o graso (como helado), beber alcohol en exceso, etc. Sin embargo, estas soluciones, además de ser nocivas para nuestra salud, a largo plazo no solucionan el problema que origina el estrés y, también, favorecen la ansiedad o los altibajos emocionales.
Hemos de asumir que no podemos asumir siempre todas las tareas, que la vida no solo es trabajo, que es importante para nuestra salud a largo plazo y, por extensión, nuestro rendimiento, compaginar adecuadamente el trabajo y la vida personal. En ese sentido es importante saber desconectarse de los dispositivos que nos mantienen disponibles las 24 horas al día los siete días a la semana. Es importante implementar pautas en las que, por ejemplo, decidimos no consultar nuestro correo electrónico en todo el día, o solo una vez a primera hora y otra vez a última hora.
El estrés laboral aumenta un 23% el riesgo de sufrir un infarto de miocardio
Aprende a ‘desconectar’ la actividad laboral cuando no se está trabajando
Hay que fijar límites claros entre la vida laboral y personal

El pase de diapositivas requiere JavaScript.