Siria denuncia una guerra contra su economía

El primer ministro sirio, Imad Khamis, denunció ayer ante el III Foro Sindical Internacional de Solidaridad al terrorismo y la guerra económica contra su país.

‘Siria enfrentó un terrorismo y una guerra económica sistemática sin precedentes en la historia, y las estimaciones preliminares indican que sólo las instituciones estatales sufrieron daños por un valor de 45 billones de libras sirias (equivalente a 90 mil millones de dólares)’, dijo en un discurso pronunciado en el evento con sede en esta capital.

Reveló que más de 28 mil edificios gubernamentales y alrededor de 188 fábricas y compañías industriales estatales fueron destruidos total o parcialmente a manos de los terroristas y los países que los patrocinan.

Según el presidente del gobierno sirio, la cultura fue también blanco de ataques sistemáticos del terrorismo, donde más de mil 194 sitios arqueológicos fueron objeto de vandalismo y saqueo.

‘Siria disponía antes de la guerra de 39 centrales de generación eléctrica, 15 de las cuales fueron destruidas totalmente y otras 10 sufrieron destrucción parcial’, dijo el presidente del Ejecutivo sirio.

En cuanto al sector de la electricidad, Khamis explicó que Siria contaba con la mejor red de transmisión en la región con una longitud de aproximadamente 48 mil kilómetros, y la mitad de esta fue destruida.

‘Desde el inicio de la guerra, mil sitios e instalaciones petroleras fueron blanco de ataques del terrorismo y de la coalición internacional dirigida por Washington’, aclaró.

Añadió que, gracias a las victorias del ejército y la liberación de extensas zonas del territorio nacional, se recuperó parte de esta extracción y actualmente el país produce 24 mil barriles por día.