Protestan en Francia contra la cumbre del G-7

Pacifistas, defensores de la naturaleza y luchadores sociales protagonizan ayer una gran marcha en rechazo al G-7, coincidiendo con la inauguración en esta ciudad balneario del suroeste francés de la cumbre 45 de esas potencias.

Más de un centenar de organizaciones, entre ellas la plataforma ¡G7 EZ! (No al G7) y el movimiento Alternatives G7, convocaron a la protesta para exigir a los gobiernos de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido que no decidan en nombre de la comunidad mundial.

Indicaron que recordarán a los miembros del bloque su responsabilizad en las grandes crisis que azotan a la humanidad, como las guerras, el cambio climático y el drama de los migrantes.

La manifestación comenzó en la localidad del país vasco francés de Hendaye, donde los portavoces de las agrupaciones participantes realizaron declaraciones.

Detrás de una gran pancarta marcharon dos representantes de cada organización y movimiento, como parte de la realización en un ambiente pacífico y festivo de la movilización que sobre el mediodía llegó al puente Internacional, precisaron en un comunicado.

La protesta en rechazo al G-7 y sus políticas terminó frente al escenario colocado en el exterior del Recinto Ferial de Gipuzkoa (Ficoba) en la pequeña urbe de Irún, en la vecina España, donde en los últimos tres días se celebró la llamada contra-cumbre del foro de los poderosos.

Activistas de varios países denunciaron el intento de las autoridades francesas de criminalizar las manifestaciones, atribuyéndoles un carácter violento, cuando tales acciones son obra de grupos aislados.

Biarritz ha sido convertida en un bunker, con más de 13 mil policías y gendarmes desplegados.