Por fiestas de fin de año se espera a 350.000 visitantes

La tendencia del flujo de viajeros en las fronteras tarijeñas con Argentina no será la misma que el año pasado, será mayor la cantidad de gente que sale, unas 500.000 personas, mientras que el número de visitantes –que en los últimos años fue disminuyendo- se presume alcanzará a 350.000, apuntó la responsable de la Dirección Distrital de Migraciones, Lourdes Aldana.

En principio, la autoridad adelantó que, como en toda gestión, Migraciones en esta época dispone de un plan especial para las fiestas de fin de año. Por ejemplo en el caso de los límites con Paraguay se ha previsto con anticipación la dotación de combustible y toda la logística para poder desplazarse.

“Son temporadas en que hacemos operativos de manera mucho más continua –indicó- y ya se cuenta con todo lo necesario, los sistemas de conectividad están listos, se ha coordinado con diferentes instituciones, incluso el ejército en frontera, lo que nos permitirá tener mucha más efectividad en las diferentes situaciones”.

Tendencia
Previó que la tendencia del flujo de personas que transitan no será la misma que el año pasado, cuando es más la gente que sale, se observó que cuando empiezan las vacaciones de verano hubo mucho desplazamiento hacia la Argentina, las autorizaciones para menores se emitieron muchas más en comparación a anteriores gestiones, además que se incrementó la demanda de pasaportes, “que entendemos son para fin de año”.

Detalló que al tener las dos fronteras principales con ese país, es de allí que ingresa la mayor cantidad de turismo, pero que en los últimos años se ha visto disminuido, respecto al número que sale existe una diferencia de al menos 150.000 personas.
“En este sentido, se ha mantenido el flujo de visitantes como el año pasado; sin embargo, luego del inicio de las vacaciones hubo un leve incremento en algunos días, por ejemplo en Yacuiba creció el flujo, pensamos que iría a ser mayor, pero fueron solo algunos días, se trataba de delegaciones escolares en buses y familias en plan de vacaciones”, explicó.

Contó que la pasada semana visitó el Paraguay y el tránsito creció en comparación a otros años pero se trataba de vehículos de transporte pesado, gas por ejemplo. Expresó su esperanza de que esta ruta crezca en importancia porque Puerto Busch es una alternativa para Bolivia como salida comercial.

Además, en ese lugar se encuentra en plena construcción el Centro Integral de Frontera “que es un monstruo” porque ocupa unas 20 hectáreas, transformó lo que era un monte, pensamos que esto va a fortalecer la presencia del Estado y va a facilitar el flujo”, agregó.

Se previó que el turismo disminuya

A causa de la crisis económica por la que atraviesa Argentina, se prevé que la visita de ciudadanos de ese país se reduzca, advirtió Lourdes Aldana al inicio de la temporada alta en el mes de octubre.

Si continúan las mismas características económicas en Argentina, se mantendrá la situación que sucedió en las celebraciones religiosas de Chaguaya y San Roque, y que el turismo argentino hacia Tarija baje. “No es la primera vez que lo hemos visto porque el flujo es volátil”, apuntó en esa oportunidad

Según Aldana, al tener Tarija dos principales fronteras con el vecino país, es de allí que viene la mayor afluencia de viajeros, un cincuenta por ciento suelen ser bolivianos que viven allí, y el resto son argentinos que vienen de paseo.

En comparación al año pasado definitivamente se ha visto reducido el flujo en las fiestas tarijeñas, porque un mes antes, para la fiesta de la Virgen de Urkupiña en Cochabamba en un solo día ingresaron 25 mil personas.
Por ejemplo, por Yacuiba normalmente pasan por día siete buses, pero en esa fecha pasaron un total de 35. “Fue muy fuerte el ingreso que se tuvo ese fin de semana con destino a Cochabamba”.