Murió la mujer que fue quemada por su hijo

Una mujer de 39 años murió ayer en un hospital de Santa Fe luego de agonizar desde el 11 de marzo, cuando su hijo la roció con nafta y la prendió fuego, en la localidad de Bella Italia, lindante con Rafaela.

Los voceros identificaron a la víctima como Romina Esther Leiva, en tanto el acusado del ataque es su hijo Miguel Ángel Beresvilj , quien está detenido a la espera del juicio.
Leiva murió mientras era asistida en la sala de terapia intensiva del hospital José María Cullen de la capital santafesina, luego de sufrir tumbas quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo que le afecta el rostro, tórax, brazos y la pierna izquierda.

La mujer resultó quemada en el marco de un episodio violento en su casa, situada en la calle Córdoba al 100, de Bella Italia, ubicada a unos 95 kilómetros al oeste de la ciudad de Santa Fe.
Luego del ataque, Beresvilj escapó en su motocicleta y horas después fue atrapado por la policía en la localidad de Frontera, en el límite con la provincia de Córdoba.
En el domicilio donde sufren la agresión, la Policía de Investigaciones secuestró dos bidones de cinco litros con restos de nafta.

La versión del muchacho ante la Justicia es que su intención era quemar el automóvil de la pareja de su madre, con quien mantenía una mala relación, y que su madre se interpuso y resultó quemada por accidente.

La fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Ángela Capitanio, imputó a Beresvilj por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, en grado de tentativa”.