Los ingresos reales de Tarija solo llegan al 60% del presupuesto

Según el presupuesto aprobado a nivel nacional, hasta agosto debían haber llegado unos 600 millones de bolivianos hasta el tesoro departamental, pero solo llegaron unos 360, de los que 45 fueron debitados por municipios

La reducción de ingresos por exportación de gas y los débitos automáticos ejercidos por los municipios dentro de su legalidad han limitado el margen de maniobra de la Gobernación, lo que ha retomado los problemas de circulante de 2015 y 2016 ya que apenas está llegando el 60% de los ingresos previstos por el Gobierno Nacional. Sin embargo, lo que ha generado cólera en la secretaría de Finanzas es que además, los recursos debitados no se estén utilizando correctamente. La situación fue negada desde la Asociación de Municipios de Tarija (AMT) sin querer entrar en detalles.

“Hay más de 45 millones de bolivianos que fueron debitados solo en esta gestión, pero no se están empleando. Es por ello que exhortamos a los alcaldes que puedan pagar los proyectos concurrentes que se tienen con el Gobierno Departamental”, expresó el secretario de Finanzas de la Gobernación de Tarija, Manuel Figueroa.

Débitos

La Gobernación advierte que los municipios han debitado, pero además no están utilizando los recursos

En la gestión, San Lorenzo ha debitado unos 18 millones de bolivianos, Yunchará 9, El Puente 13, Bermejo 3,3 y Entre Ríos 9,1 según los datos facilitados por Figueroa. Los municipios solicitaron al Ministerio de Economía que procediera con el débito contemplado en la Ley departamental 206, que prevé la inversión del 8 por ciento de los recursos departamentales en proyectos concurrentes.

La Gobernación manifestó su desacuerdo con el procedimiento en su momento al no tener en cuenta la planificación departamental y anteponer las necesidades municipales a las del conjunto. Los principales afectados por el mecanismo son los subgobernadores, además de otros programas de interés social como los comedores del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) y otros en el San Juan de Dios.

Además, denunció ante el ministro Luis Arce Catacora que los débitos se estaban ejecutando sobre el 100 por ciento de los recursos departamentales, incluyendo el 45% del Chaco, lo que sería erróneo. Sin embargo, hasta el momento no hay acuerdo sobre ese aspecto. El alcalde Álvaro Ruíz reclama que en la Ley Departamental se habla de “recursos de regalías departamentales”, por lo que es correcto, sin embargo la Gobernación señala que en la ley del presupuesto se consigna un monto sobre el 55 por ciento de los recursos, que son los que efectivamente llegan a la Gobernación. En este caso, el Ministerio de Economía ha señalado que simplemente aplica los débitos que se le solicitan y que no es su función revisarlos.

Producción de gas sigue en mínimos de la década

El volumen de gas comercializado durante el mes de julio a nivel nacional se recuperó ligeramente respecto al mes de junio, pero se quedó todavía en un promedio diario de 45,60 millones de metros cúbicos diarios según los datos de YPFB. El dato está entre los más bajos de la última década, cuando la producción se estabilizó entre los 55 y 60 millones de metros cúbicos.

Tarija, que aún produce el 54% del gas del país, es el departamento más afectado por la baja compra de gas de Brasil y Argentina.

Ejecución presupuestaria

El secretario de Finanzas, Manuel Figueroa, explicó también el problema que se está generando debido al bajo cumplimiento en el presupuesto de ingresos que está logrando el Gobierno Nacional, que es quien señala estos aspectos.

Figueroa explicó que del 100 por ciento de los recursos presupuestados que debían haber llegado hasta la fecha, apenas se ha llegado al 60 por ciento. Los ingresos por regalías e IDH para este año llegaban a unos 900 millones de bolivianos, por lo que a estas alturas del año en una distribución mensual debían haber llegado 600, sin embargo apenas se han ingresado 360. De ellos se han debitado unos 45 para necesidades municipales.

“Con la situación de los débitos automáticos, creemos que hay una intencionalidad clara de desestabilizar la gestión dentro del aspecto financiero de la Gobernación, sin embargo, esto no va a ocurrir”, insistió Figueroa.