La higiene en la cocina

La conservación y preparación de los alimentos de forma higiénica es fundamental

Elías Vidaurre  Médico

Una serie de consejos sobre higiene adecuada en la cocina así como en la manipulación y cocinado correcto de los alimentos pueden evitar en gran medida posibles intoxicaciones alimentarias, especialmente frecuentes en la época estival. De éstas, la más frecuente es la salmonelosis.

A tomar en cuenta
Estas enfermedades de transmisión alimentaria se producen por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos (bacterias, virus, parásitos) o sus toxinas, que llegan a los alimentos por una inadecuada manipulación o por una mala conservación de los mismos.
Durante los meses de verano, debido a sus altas temperaturas, existe un mayor riesgo de desarrollo de microorganismos. Las vías de contaminación incluyen las manos (por hábitos inadecuados tras el uso de los aseos) y las gotitas de saliva emitidas al toser, estornudar o hablar pueden contaminar el alimento (en personas portadoras de gérmenes).
Otras vías de contaminación pueden ser el agua contaminada o por el lavado de alimentos con agua no potable, utensilios mal lavados y ropa contaminada. De ahí la importancia de mantener unos hábitos higiénicos en todo el proceso de conservación, cocinado y manipulación de los alimentos.
Las distintas zonas de la cocina deben mantener unas normas de higiene y limpieza correctas. Entre ellas destacamos la despensa, que debe ser un lugar fresco y ventilado. Se deben alejar los alimentos de la luz y de las fuentes de calor (deben estar a unos 17ºC) y evitar que estén en contacto con el suelo.
El frigorífico se debe lavar con agua y jabón antes de meter la compra semanal
La basura siempre debe mantenerse tapada, lo idóneo es un cubo con pedal
Los animales domésticos no deberían entrar en la cocina

El pase de diapositivas requiere JavaScript.