La Gobernación pide debate al Gobierno para conciliar deudas

La Gobernación se prepara para un debate técnico con el Gobierno Nacional sobre las deudas pendientes que arrastra respecto al proyecto de la Red Vial Fundamental en el departamento de Tarija.

En reiteradas ocasiones se pidió a los representantes del Gobierno conciliar las deudas de los proyectos camineros. El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, en una visita que realizó a Tarija, con la finalidad de solucionar los conflictos desatados por la determinación central de utilizar los recursos adicionales provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y de las regalías en los proyectos concurrentes, aprovechó para señalar que no existen tales deudas pendientes.

Esta declaración causó malestar en los funcionarios de la Gobernación y organizaciones, por lo que nuevamente insistirán en un acercamiento para definir la suma de recursos que deberán ser devueltos a Tarija y derivados a programas de empleo y salud.

Sin embargo, una postura contraria se presentó en el departamento. La Máxima Autoridad Ejecutiva (MAE) de la Región Autónoma del Chaco, José Quecaña, negó que existan deudas del Gobierno a Tarija, pero sí por parte de la Gobernación al Chaco. La demanda de recursos del Chaco a Oliva superan los 80 millones de bolivianos, por lo que amenazó con acudir al Ministerio de Autonomías para iniciar un proceso y congelar las cuentas del departamento en caso de que no se cumpla con el pago.

Según esta autoridad y los alcaldes de los municipios del Chaco, el conflicto en el sector salud que hay en región es a consecuencia de la falta de trasferencia de recursos que están destinados al sector. El alcalde de Yacuiba, Ramiro Vallejos, expuso que el fracaso del Seguro Universal de Salud de Tarija (Susat) se debe únicamente a la irresponsabilidad de la Gobernación con los chaqueños.

Las declaraciones de Quecaña se convirtieron en un motivo de crítica para el secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta, quien sostuvo que demuestra el desconocimiento de la autoridad chaqueña sobre las deudas que mantiene el Gobierno Nacional con el departamento de Tarija. Las críticas se extendieron a señalar que en la Región Autónoma del Chaco, las autoridades manifiestan el sometimiento que existe al partido de Gobierno.

En cuanto a la Red Vial Fundamental -de donde es parte la carretera al Chaco- existe un saldo pendiente de 2.500 millones de bolivianos. Las inversiones que la Gobernación informa que realizó en ítems de salud y educación fueron de 400 millones de bolivianos. Quecaña aseguró que el Gobierno Nacional invirtió 1.500 millones de bolivianos en la carretera al Chaco, pero Peralta desmintió esta aseveración y señaló que en la construcción de las vías Tarija-Yacuiba-Villa Montes su participación en recursos fue de 487 millones de bolivianos.

La inversión que realizó el departamento de Tarija en este proyecto es del 70 por ciento del total, mientras que el restante 30 por ciento lo emitió el Gobierno, situación contraria a los demás departamentos que tuvieron una mayor inversión por parte del Estado en los proyectos. La secretaria de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT), Sara Armella, indicó que la Gobernación no debería desembolsar más porcentajes que no le corresponden y esperar la contraparte del Gobierno Nacional en los proyectos que tienen la magnitud de la Red Vial Fundamental.

Tarija con el 11 por ciento, pero con deudas

En su gestión en el Comité Cívico, el secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta, indicó que se realizó una representación para concretar la certificación de los pagos adicionales por licuables de Brasil a Bolivia. Al ser Tarija el principal departamento que consigna la mayor parte del gas que se exporta al país vecino, se consideró que debía recibir el 11 por ciento, pero a pesar de ello las deudas con el departamento persisten.