La euforia por las cámaras de seguridad se fue con la campaña

Fueron anunciadas en época de campaña en grandes eventos públicos como parte de la promesa que apuntaba a mejorar la seguridad en sus respectivos municipios; sin embargo, la tardanza para su puesta en funcionamiento ha generado críticas de la población. Las cámaras de vigilancia en los municipios de Bermejo, Yacuiba y Caraparí, preocupan a la Gobernación que trabaja con los gobiernos municipales en pos de su puesta en funcionamiento.

Para entender el panorama de estos proyectos de seguridad, se tiene que conocer cómo fueron implementados. En el caso de Villa Montes el 2015 se instalaron 150 cámaras de seguridad con una inversión de 996.000 millones de bolivianos, proyecto que incluye un centro de datos donde se almacenará toda la información que debe ser procesada en un Centro de Operaciones de Emergencia (COE) las 24 horas; además incluye 15 botones de pánico ubicados en lugares estratégicos, dos torres de comunicación, 50 handys, 15 radio bases y un dron. El ejecutivo a cargo de este proyecto es Omar Peñaranda, alcalde de esa ciudad.

En cuanto al proyecto que originalmente se denominaba “Implementación Ciudad Digital 911 de Yacuiba”, que fue lanzado el año 2012, en la gestión del entonces subgobernador, Marcial Rengifo, que ahora guarda detención preventiva por presunta malversación de fondos por ese proyecto, tiene un costo de 3.200.000 dólares y consta de un sistema de video vigilancia con 77 cámaras “IP” de alta definición, un tendido de fibra óptica que supera los 30 kilómetros y un Centro de Operaciones.

En el caso de Bermejo, el proyecto de seguridad que costó 4.5 millones de bolivianos concluyó el 2015, en la gestión del subgobernador, Never Vega. Éste estuvo a cargo de la ejecutora Data-Bol que entregó 300 cámaras en la ciudad, además de 30 botones de pánico de emergencias, tres drones y un sistema de radio comunicación digital. Sin embargo, al momento las cámaras no han sido instaladas en su totalidad, pese a los anuncios de la Subgobernación de concretar la red de seguridad este año.

Las Federaciones de Juntas Vecinales (Fejuve) han sido las instancias sociales que hasta ahora presionan para poner en funcionamiento los proyectos, que en el caso de Yacuiba y Villa Montes están en medio de procesos legales ante las investigaciones de supuestas irregularidades. Mientras que en Bermejo el tema más que todo es económico, pues se apunta a la falta de desembolsos de la Gobernación como el factor que ha retrasado la implementación.

El director de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Tarija, Adel Vergara, informó al respecto que el tema ha sido objeto de análisis en la últimas sesión del Consejo de Seguridad Ciudadana, por lo que partir de ello hay la directriz de indagar el estado preciso de cada proyecto, con la finalidad de encontrar salidas legales, técnicas y financieras.

En el caso del Chaco, indicó que están esperando los resultados de la Fiscalía y también del Consejo de la Magistratura, mientras que se prevé realizar una evaluación del estado de todos los equipos para la activación, en coordinación con la Policía Boliviana, los gobiernos municipales y las organizaciones sociales. Respecto a Bermejo, Vergara sostuvo que están haciendo los últimos ajustes técnicos y administrativos para brindar los recursos económicos este año.

Dirigentes exigen celeridad en la aplicación

La presidente de la Fejuve de Yacuiba, Elsa Reinoso, indicó que en su jurisdicción el proyecto no avanza, pese a que en reiteradas reuniones se ha exigido su aplicación. Desde Villa Montes, la presidente del Comité Cívico, Jimena Gonzáles, aseveró que el proyecto funciona parcialmente. El presidente del barrio Avaroa en Bermejo, Gabriel Calapiña, mostró su preocupación porque hasta la fecha no se concluyó con la instalación de las 300 cámaras de seguridad en la ciudad de Bermejo.