García Meza en su carta: No toda la culpa es mía lo del 80

Luis García Meza.

“Yo no maté ni robé, …todo lo que pasó el año 80, no toda la culpa es mía”  dice en su carta póstuma el expresidente de facto Luis García Meza escrita el 11 de marzo de 2015, cuando cumplía 20 años de los 30 que debía pagar en la cárcel de Chonchocoro, por las muertes  sucedidas en su golpe militar del 17 de 1980. En su carta cuestiona la falta de imparcialidad de la justicia porque no castigó a todos como a él.

En su carta incorpora términos como “traidor, “mentiroso”  y “chimoso” para referirse a algunos camaradas y menciona “grave error” para arrepentirse también de haberlo ayudado al depuesto presidente defacto coronel Hugo Banzer Suárez (1971-1978) a quien volvió a responsabilizar junto a Luis Arce Gómez como los autores del asesinato del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz.

La carta de seis hojas fue difundida este lunes a través de su abogado Frank Campero, 24 horas después de que el exdictador falleciera al cuarto paro cardiaco en el hospital de Cossmil de La Paz. Al inicio relata haber cumplido 20 años de prisión en Chonchocoro donde asegura que ayudó a construir una infraestructura para mejorar las condiciones de penitenciaria.

Recuerda al general Waldo Bernal Pereira como su Comandante de la Fuerza Aérea pero también responsable de la Aduana Nacional con viajes de La Paz a Miami y que luego se compró una isla en España con un yate privado y que ahora vive feliz  en la ciudad de Santa Cruz con su granja de pollos. Lamenta que la justicia lo haya condenado solo a 2 año de prisión.

También cita a su exministro de Defensa, Armado Reyes Villa , padre el prófugo Manfred Reyes Villa, quien recibió un año de privación de libertad y como no había cárcel, no cumplió y salió libre.  García Meza lo  llamó ministro “mentiroso” porque durante el juicio de responsabilidad había indicado que fue sobrepasado en su autoridad.

Acusa a Reyes Villa de haber escogido junto a Hugo Banzer la fecha del golpe de 1980 y cita a Víctor Paz Estenssoro como los ordenaron a la acción contra la COB  en la cual muere “mi amigo de infancia Marcelo Quiroga Santa Cruz. “Hugo Banzer Suárez y Luis Arce Gómez lo mandan a matar” afirmó,

Relata que Luis Arce Gómez “es dueño de una fábrica de telas en Holanda y como estos muchos otros”. Hace referencia para negar ser autor de enriquecimiento ilícito.

Habla del coronel Celso Torrelio, Waldo Bernal y Natush Busch como los que planificaron un golpe en su contra. Sobre Banzer señala que “lo tenía que soportar en mi casa, mañana tarde y noche, pidiéndome hacer el golpe” porque  tenía encima el juicio de Quiroga Santa Cruz. “Yo lo defendí, grave error, siendo que ha sido el presidente que más gente hizo matar” utilizando al Kiler, sicario que estuvo implicado en la muerte del líder socialista.

Al inicio de su carta, menciona  haber perdido 2.000  dólares durante una requisa encabezada por Sacha Llorenti cuando asumió el cargo de ministro de Gobierno y decidió visitar Chonchocoro. Luego ordenó al Juez de Ejecución Penal  José Ayaviri Siles de reducirle su celda a una ambiente de 3×3.  Asegura que el juez Ayaviri le pidió dinero y favores para concederle la libertad,  llamándole en forma directa hace mucho tiempo.

Reivindica  como su logro el fortalecimiento de la Fuerzas Armadas y la creación de  la Escuela de Cóndores para que los militares no salgan a EEUU a capacitarse e invitó a sus detractores a revisar su hoja de vida limpia que se encuentra en el Departamento Primero del Estado Mayor.

“Juzgue  la opinión pública, juzgue el pueblo boliviano, que todo lo que pasó el año 80, no toda la culpa es mía, pero sobre todo que juzgue nuestro señor ¨Dios y pido se juzgue también a los exmandatarios y sus familiares, si corresponde, si realmente se pretende lucha contra la corrupción y no se ha una persecución política contra mi familia y contra mí.  Me despido de mi pueblo boliviano, de mis FFAA, recibir una respuesta favorable y que se me recuerda como alguien que dio todo por las Fuerzas Armada y so patria Bolivia”, dice en la parte final.