Expertos en ingeniería proponen «no mecanizar» la formación en matemáticas de los bachilleres en secundaria

Los ingenieros y expertos en educación superior Oscar Pino y Carlos Fernández en el coloquio de Matemáticas de la UMSA. Foto: ANF

La formación en matemáticas en secundaria en el país “es mecanizada”, mientras que en las universidades del mundo sugieren formar futuros profesionales con disciplina y un ejercicio autónomo de sus conocimientos, por ello muchas veces se produce la problemática con deserciones y reprobaciones de materias de Ciencias Puras y carreras de Ingeniería.

La aseveración de forma coincidente es de los ingenieros Carlos Fernández y Oscar Pino quienes son docentes de amplia trayectoria de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y de la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB), respectivamente, y que participaron del coloquio “Enseñanza de las matemáticas en la universidad”.

Carlos Fernández, Docente Emérito de la Facultad de Ingeniería con un doctorado por la Universidad de Bremen, explicó que “en los colegios se ejercita a resolver problemas matemáticos en forma mecánica, pero en la universidad deben construir un conocimiento por sí mismos”.

“Es un tema preocupante, porque la intención es sacar bachilleres acorde a las necesidades actuales, es lamentable ya que aparecieron nuevas variables como las herramientas digitales y las reformas educativas quedaron obsoletas. Los estudiantes necesitan el ejercicio de saber pensar”, agregó.

Fernández también enfatizó en el hecho de que “el estudiante (de secundaria) ve la fórmula (matemática) y quiere obtener la solución y cree que ahí termina, existen millones de posibilidades al plantear un problema y para resolverlos tienen que conocer el significado de las matemáticas”.

Cálculo infinitesimal

Respecto de la materia de Cálculo I, en la formación de futuros profesionales, el Docente Emérito considera que las materias de cálculo infinitesimal en una variable llamada “Cálculo I”, y en dos o más (variables) conocida como “Cálculo II”, se han analizado en todas partes del mundo y son “las más conflictivas en cuanto al aprendizaje de universitarios”.

“Como los estudiantes llegan mecanizados a la universidad, la materia se torna conflictiva; sin embargo, es fundamental para la matemática superior aplicada y usada para las investigaciones científicas en varias áreas”, añadió.

Para Oscar Pino, experto en educación y coautor con Max Phillips del texto “Calculus Amabilis”, los bachilleres no están bien formados, por lo que “se tiene que trabajar con el Estado para poner énfasis en la educación secundaria”.

“Una vez que ellos (los estudiantes) entiendan lo que es disciplina, deben asumir la perseverancia en resolver los ejercicios (de matemática) y encontrar métodos de solución, esa creatividad para buscar alternativas se aprende desde primaria”, afirmó Pino.

Enfatizó que en secundaria tienen que saber que el error es parte de la vida y que no deben temer a eso, “hay que aprovechar la participación en clases y no tienen que estar callados”.

Pino, quien se especializó en la Universidad de Ginebra, sugirió un “cambio radical”, porque en las universidades del exterior es notoria la participación en clases con opiniones e incluso proponiendo alternativas de solución y eso falta en el país”.

En relación a la nueva edición de “Calculus Amabilis”, el docente detalló que sirvió en la formación de muchos ingenieros en la UCB y que quita el peso de las fórmulas y la mecanización de Cálculo. “No queremos mecanizar a los estudiantes, pretendemos que aprendan a razonar”.

En el coloquio “Enseñanza de las matemáticas en la universidad”, organizado por la Facultad de Ciencias Puras y Naturales y la Facultad de Ingeniería de la UMSA, participaron expositores de Bolivia, Francia, Brasil y México, y durante tres jornadas reflexionaron sobre el proceso de transición de la educación media a la superior.