Entrenadores con experiencia y juventud en semifinales de la Simón Bolívar

Horacio Pacheco de Tomayapo juega su tercera semifinal

Deportivo Fatic, Real Tomayapo, Municipal Vinto y Real Santa Cruz están a un paso de ingresar a la final de la Copa Simón Bolívar para tratar de coronar la temporada con el ascenso. Detrás de ellos están los entrenadores Luis Orozco, Horacio Pacheco, Humberto Viviani y José Peña que contribuyeron en esta campaña transmitiendo experiencia y juventud.

El fin de semana se jugó la ida de la semifinal, con una ventaja a favor de Real Santa Cruz sobre Real Tomayapo con un triunfo por la mínima diferencia y Municipal Vinto se impuso con una goleada sobre Deportivo Fatic (4-0), que no representa garantía, porque la diferencia de goles no sube a la balanza; lo que cuenta son los puntos acumulados. Las revanchas se disputarán el domingo 15 de diciembre.

Con este panorama, en momentos de tensión cuando un error puede costar caro y derrumbar el trabajo del año, el papel de los directores técnicos puede ser un factor que cambie el rumbo de los compromisos y por esto crece el interés por los profesionales que tienen en sus manos la conducción de estos planteles.

De los cuatro semifinalistas, Orozco tiene un historial profesional destacado: formó parte del cuerpo técnico de la Selección Nacional que jugó la Copa Mundial Estados Unidos 1994, también fue asistente técnico del seleccionado que salió subcampeón de la Copa América Bolivia 1997, desde 1997 hasta el 2000 trabajó con Bolívar, además de dirigir a The Strongest, San José y Nacional Potosí.

Desde el sur del país, la afición grita por el retorno de Tarija al profesionalismo. En la temporada pasada, Avilés Industrial sacó la cara por la región con Horacio Pacheco como entrenador. Ahora, con Real Tomayapo, Pacheco quiere tomarse la revancha. Anteriormente, dirigió a Universitario y Ciclón, otros elencos tarijeños. Además se trata de la segunda semifinal consecutiva y tercera en el repertorio del entrenador tarijeño más exitoso de los últimos años.

Real Santa Cruz tiene como carta de presentación a Peña, futbolista retirado y hermano del mundialista Álvaro Peña, que ha ganado terreno como entrenador y adquirió experiencia conduciendo a Guabirá (2009), Ciclón (2010) y Destroyers (2017). Con los cuchuquís logró el regreso al profesionalismo después de diez años, al igual que con el cuadro azucarero cuando se impusieron a Ciclón con la famosa impugnación por los cinco extranjeros que empleó el albiceleste en la final del 2009 en Tarija.

Viviani (exAurora, club con el cual se coronó campeón nacional en 2008) está incursionando en la dirección técnica. Los primeros pasos en esta faceta van con buena dirección. El año pasado estaba dirigiendo a las selecciones cochabambinas de las categorías menores, también fue ayudante de campo en Arauco Prado con Freddy Bolívar como entrenador.

Sólo dos de estos cuatro técnicos avanzarán a la final, ahí los finalistas tendrán dos caminos para buscar el ascenso a la División Profesional: el directo como campeón y el indirecto como subcampeón.