El tembleque

Es muy difícil llevar un orden de los días decisivos que se han vivido y se van a vivir en esta suerte de elecciones primarias sui géneris en la que Bolivia se ha enmarcado, pero el siguiente está a la vuelta de la esquina. El miércoles los partidos deben presentar sus binomios ante el Tribunal Supremo Electoral que hasta el siguiente día clave decidirá cuales acepta y cuáles no; en principio todos porque argumentará su subordinación a la Ley, que es el Tribunal Constitucional. Hasta eso, todavía se mueven fichas en los estados mayores de cada partido y se perfilan las últimas estrategias mientras se trata de controlar el tembleque de las rodillas. Surgen las dudas.
Todo esto se da además en medio del escándalo bochornoso que involucra a los partidos políticos – otra vez, aunque sus jefes se hagan los sorprendidos – por la inscripción trucha de militantes. Una posibilidad que era previsible al haber convertido la inscripción de militantes en una mera adhesión de hooligans y que el TSE ha evidenciado para disgusto de los jefes, y sus hooligans.
Como en Bolivia todo puede pasar y este suplemento se cierra el viernes tardecito, puede que las primarias hayan caído a estas horas precisamente por ese escándalo obsceno que ahonda en la credibilidad y la desafección política tan millenial. De no haberlo hecho, los partidos deberían alistar ya la conformación de sus duplas.
El MAS la tiene cerrada, pues acabó por aplastar la resistencia interna al Vicepresidente Álvaro García Linera, que durante dos años enteros ha estado abjurando que se iría a su casa para luego – otra vez – cambiar de opinión y dejar con la miel en los labios a la Central Obrera, que quería la pega, pero se volvió a prestar para otra foto de esas que le dejan en duda su credibilidad.
En Comunidad Ciudadana, la alianza de Carlos Mesa y su FRI (por esas cosas de la militancia hooligan) con Luis Revilla y su Sol.bo, debería presentar candidata a vicepresidente hoy, si no lo hizo anoche. El perfil tipografiado era el de mujer – joven – camba o al menos, no del eje, luego de haber desechado la dupla con un representante de pollera u ojotas que desvirtuaría el mensaje que vienen reiterando en los actos inmaculados. En cualquier caso, los estrategas de Mesa han dejado algunos aspectos de la presentación al aire, así que cabría otra posibilidad, incluso que el propio Revilla, tantas veces negado, acabe por asumir ese cargo. En las apuestas suenan desde Sisi Añez hasta Pamela Fernández Soria.
En la alianza “Bolivia Dijo No”, el frente creado en reacción a la “actitud mesiánica” con la que Carlos Mesa presentó su candidatura y que agrupa a Samuel Doria Medina (UN) y Rubén Costas (Demócratas) no ha develado todavía ninguno de sus nombres fuertes. De hecho no se sabe si habrá una Primaria pura o no. Lo que sí se intuye es que Samuel Doria Medina será candidato y que Rubén Costas no. Entre los nombres anotados para conformar parejas están Soledad Chapetón – alcaldesa de El Alto – por UN y Óscar Ortíz por Demócratas, sin embargo todo puede pasar.

Comparsas menores
Además de los “tres grandes”, hay una serie de partidos más pequeños que también han anunciado su participación y que, además, van perfilando estrategias similares, que son las que hoy por hoy patrocinan los grandes lobbys de la comunicación política: el outsider, y cuya lista va de Donald Trump a Jair Bolsonaro, pasando por López Obrador o Macri.
A esa carrera se han abonado, al parecer, UCS, PDC y MNR y cuyo papel parece acabará siendo más funcional que otra cosa.
UCS ha invitado a Víctor Hugo Cárdenas a portar sus siglas en una carrera electoral y ambos han iniciado una liturgia más radical, apoyada en las plataformas más conservadoras del 21F, las que no solo se limitan a cuestionar lo democrático de Evo Morales sino también determinadas conductas ideológicas. La pasada semana marchó con el sector más radical de los movimientos Pro Vida y en sus redes es habitual verlo saludar a Jair Bolsonaro y otros postulados de la ultraderecha. Cárdenas no ha desvelado si concurrirá a la elección.
En el PDC se han anunciado dos candidaturas; la del expresidente Jaime Paz Zamora y la de la diputada Norma Piérola. Piérola reta permanentemente a Jaime Paz, quien sin embargo se ha perdido en discursos y críticas a la oposición. No es seguro pero es la única sigla que garantizaba una Primaria pura.
Maniobras hace también el MNR que parece dispuesta a ceder su sigla a cualquier invitado. Entre ellos parece posicionarse un viejo conocido mirista, Virginio Lema, director del diario El Chaqueño y que en un año se ha reinventado como ecologista primero, estratega de la nueva política después y finalmente, candidato a presidente por el MNR. El escenario no parece tenga mucho espacio para discursos nice por lo que parece que el rol a jugar será otro.
En carrera está también Felix Patzi con su Movimiento Tercer Sistema, netamente aymara y el evangélico Frente Para la Victoria, cuyas posibilidades son proporcionales y en misterio queda PAN-Bol, formada por un tarijeño aparentemente con fines arrendatarios, pero que todavía no se ha informado del inquilino.