El Senado rechaza plan de Trump para reabrir el Gobierno

El plan del presidente estadounidense, Donald Trump, para poner fin al cierre parcial del Gobierno y avanzar con la construcción del muro fronterizo fue rechazado este jueves en el Senado debido a la oposición demócrata.

Proyecto de ley
El proyecto de ley, respaldado por la mayoría de los republicanos y que es el resultado de una propuesta dada a conocer por el mandatario el pasado sábado, habría proporcionado 5,7 mil millones de dólares para la polémica barrera, que la fuerza azul considera inmoral e innecesaria.

A cambio de esa suma, la normativa habría dado tres años de protección a inmigrantes beneficiarios de los programas Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y Estatus de Protección Temporal (TPS), al tiempo que habría impuesto nuevas restricciones a las solicitudes de asilo.

Para ser aprobado en el Senado, el proyecto requería 60 votos afirmativos, pero solo recibió 51, todos republicanos más el del demócrata Joe Manchin, en tanto tuvo 47 pronunciamientos en contra, incluyendo la sorpresiva negativa de los miembros de la fuerza roja Mike Lee y Tom Cotton.

Los republicanos argumentan que la propuesta es un ‘compromiso’ porque incluye algunas medidas de inmigración que podrían ser del agrado del Partido Demócrata, así como otras medidas favorecidas por la formación azul como una extensión de la Ley de Violencia contra la Mujer y más de 12 mil millones de dólares en ayuda por desastres.

Pero desde que el mandatario norteamericano presentó el plan el fin de semana, los demócratas le pidieron reabrir primero el Gobierno que permanece parcialmente cerrado desde el 22 de diciembre debido a las presiones del presidente sobre el muro, para después discutir sobre seguridad fronteriza e inmigración.

Los miembros de ese partido han acusado al jefe de la Casa Blanca de tomar como rehenes a 800 mil empleados federales que se encuentran sin recibir salarios en su intento de cumplir la promesa de campaña de levantar el muro, y sostienen que ahora desea hacer lo mismo con los beneficiarios del DACA y el TPS.

Además, algunos integrantes de la fuerza azul consideran que son muy limitados los beneficios que se les otorgaría fundamentalmente a los jóvenes indocumentados traídos a este país durante su niñez, y rechazan las restricciones impuestas a las solicitudes de asilo.
Según la legislación, los menores centroamericanos que deseen obtener esa protección en Estados Unidos, deberán aplicar en sus países y no llegar hasta la frontera sur norteamericana, porque serían enviados de vuelta.

Tras el fracaso de ese proyecto, se espera que el Senado celebre pronto otra votación sobre una resolución continua promovida por los demócratas que financiaría el actual trimestre hasta el 8 de febrero, aunque esa medida tampoco debe recibir los 60 votos necesarios.