Desde que inicio la contienda electoral, diferentes consultoras se han dado a la tarea de realizar encuestas para diferentes medios de comunicación, mismas que han sido publicadas, difundidas y analizadas con profusión, a pesar de que muchos expertos en la materia han cuestionado la fórmula utilizada para su presentación, al seguir incluyendo aquellos que declaran voto blanco o nulo en la distribución de porcentajes.

El sistema electoral solo distribuye en función de los votos válidos, por lo que contabilizar los nulos y blancos es un ejercicio de precaución poco relevante. Caso distinto es contabilizar los todavía indecisos que indican que sí votarán por alguien. En la interpretación de ese mensaje de los indecisos está gran parte del éxito o fracaso.

Por lo demás, la tendencia general en todas las encuestas indica que Evo Morales será el candidato más votado en primera vuelta, pero no hay acuerdo sobre si se llegará o no a la segunda vuelta.

Las encuestas publicadas

Las tres últimas encuestas difundidas por diferentes medios son la de CiesMori para El Deber y Unitel; la de Viaciencia para las principales redes de televisión del país (Bolivisión, Unitel, red Uno, PAT, etc.) y la de la UMSA, que en este caso no cuenta con la autorización del TSE, pero que su Rector, Waldo Albarracín, ha asumido la responsabilidad de difundirla.

Viaciencia da un 38,8% a Evo Morales, un 28,4% a Carlos Mesa, un 9,6% para Óscar Ortiz, un 5,9% a Chi Hyun Chung y un porcentaje residual al resto, pero que sumado da un 4,8% de los votos. Además, estima un  6,6% de indecisos y un 5,3% de blancos y nulos. Eliminando estos últimos, Morales alcanzaría el 40,9%, Mesa el 29,9%, Ortiz el 10,1 y Chi el 6,2%.

CiesMori, por su parte, da un 36,2% a Morales; un 26,9% a Mesa, un 7,8% a Ortiz y un 5,8% a Chi. Otorga 4% a todos los demás, deja un 11,3 de indecisos y contempla un 7,9 de blancos y nulos, que eliminados ajustaría a los cuatro primeros a 39,2, 29,3, 8,4 y 6,2 respectivamente.

Por último, Albarracín sostiene que Morales obtiene un 32,3%; Mesa un 27%, Ortiz un 9,2% y Chi un 6,8%. Da un 5,1% sumado a todas las demás fuerzas, tiene un 5,8% de indecisos, pero sobre todo tiene un 13,7% de blancos y nulos. Eliminados estos, el ajuste sería de 37,4% para Evo Morales, 31,2% para Carlos Mesa, 10,6% para Óscar Ortiz y 7,8% para Chi Hyun.

Un promedio experimental

Como ejercicio experimental, un promedio de las tres últimas encuestas difundidas indican que Evo Morales obtendría un 39,23%; Carlos Mesa 30,1%; Óscar Ortiz 9,7% y Chi un 6,8%. Además se contemplaría todavía un 8,6% de indecisos que resultarían claves para definir si la victoria es en primera o en segunda vuelta, ya que la diferencia sería de 9,1%.

Un equipo de expertos consultado por El País y en ejercicio, por lo que se conserva su anonimato, realizaron diferentes observaciones y ponderaciones sobre el porcentaje de voto todavía “indeciso”, pero también de la tendencia clave de las fuerzas en estas últimas semanas de campaña, cuando el tiempo empieza a agotarse.

La principal conclusión es que la mayor parte de ese 8,6% de los votos “indecisos” no es tal, sino que en realidad es voto oculto del Movimiento Al Socialismo (MAS), esencialmente el que le ha dado las grandes mayorías de 2009 y 2014. “Son personas que votaron al MAS, que reconocen la función de Gobierno pero que no les ha gustado demasiado lo sucedido tras el referéndum del 21 de febrero, pero que con mucha probabilidad volverá a votar por Morales al no haber una alternativa clara” sostiene uno de ellos, que reconoce que será clave la tensión en esta última semana en el país y también lo que suceda en Ecuador o Argentina.

Para otro más cercano a los sectores de oposición, hay un porcentaje de voto al que no le gusta demasiado Mesa “pero que acabará votando al tratarse de la opción más cercana a Morales y la única con opciones reales de ser alternativa”.

En esa misma lógica, los estrategas señalan que empezará a migrar voto desde las opciones minoritarias de oposición hacia Mesa “que podrían significar 4 o 5 puntos clave, pues aunque todos los votos indecisos se vayan al MAS, no parece que pueda pasar del 46-48%”.

Voto en el exterior

Otro dato a tomar en cuenta es el del voto en el exterior. En el padrón hay habilitados 341.001 residentes en el exterior y que votarán en los consulados. Representan un 4,6% del total del electorado, apenas dos décimas menos que todos los habilitados en Tarija.

En 2014 había 271.896 habilitados para votar en el exterior, de los que lo hicieron algo más de 168.000. El 72,29% lo hizo por el presidente Evo Morales. En Argentina, el país donde más ha crecido el padrón para 2019, el 92,25% lo hizo por el Movimiento Al Socialismo.

“No hay ningún motivo para pensar que los resultados ahora puedan ser muy diferentes” señala uno de los analistas, que recuerda que el voto en el exterior solo influye en el voto presidencial y no en el reparto de escaños.

¿Quién pierde la personería?

Otro asunto no del todo aclarado, ya que hay colisión entre lo que dice la Ley Electoral 026 y la ley de Partidos, es qué pasará con los partidos que no alcancen el 3% para salvar la sigla. En la actualidad se estima que entre MNR, UCS, PAN Bol, MTS y FPV pueden sumar un 5 por ciento de los votos.

En 2014, el MSM y el partido Verde perdieron la personería y su votación fue considerada nula, lo que en todos los casos favorece a la fuerza más votada, ya que amplía los porcentajes y diferencias entre fuerzas. En 2014 fue abrumadora la mayoría de Evo Morales con un 61% de la votación, por lo que el asunto pasó desapercibido. En esta ocasión puede marcar diferencias entre la primera y la segunda vuelta.