El debate entre Johnson y Hunt se centró en el Brexit

Boris Johnson y Jeremy Hunt, quienes compiten por reemplazar a la dimitente primera ministra británica Theresa May, dedicaron ayer la mayor parte del primer debate televisivo a exponer sus planes sobre el Brexit.

Johnson, quien se perfila como favorito para ocupar la vacante que deja May, reiteró, por ejemplo, su promesa de sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre ‘a cualquier precio’.

La aseveración fue aprovechada por Hunt, quien se muestra más proclive a renegociar el tratado de retirada que ya fue rechazado tres veces por el Parlamento británico, para criticar a su rival, a quien acusó de poner sus ambiciones personales por delante del liderazgo partidista.

Un primer ministro debe decirle a la gente lo que necesita escuchar, no lo que desea escuchar, sentenció el actual jefe de la diplomacia británica, quien advirtió que su contendiente minimiza los riesgos de una salida sin acuerdo.

A su turno, Johnson ripostó que Hunt era un derrotista que no estaba totalmente comprometido con concretar el Brexit en la fecha prevista.

Si el 31 de octubre es la fecha fijada, entonces debemos cumplirla, aseveró el ex alcalde de Londres, quien se mostró confiado en que la UE accederá a renegociar el acuerdo de salida.

Johnson se negó, sin embargo, a responder cuando Hunt lo emplazó a prometer que renunciaría si no lograba cumplir su promesa.

Los candidatos también mantuvieron posiciones encontradas sobre la posibilidad de que el ganador decida suspender al Parlamento para evitar que los diputados se opongan a un Brexit sin acuerdo.

Mientras Hunt aseguró que jamás recurriría a esa medida, Johnson dijo que no descartaba ninguna opción, con tal de concretar la ruptura con el bloque europeo.

Incidente con EEUU

El incidente diplomático provocado por la filtración de unos mensajes en los que el embajador británico en Washington, Kim Darroch, califica de inepta y disfuncional a la administración del presidente Donald Trump fue otro punto divergente entre ambos contendientes.

Por un lado, el actual canciller insistió en considerar como irrespetuosa la respuesta del mandatario estadounidense, quien en sus más recientes mensajes en Twitter tildó al diplomático de loco, estúpido y pomposo.

Al respecto, Hunt aseguró que de llegar al 10 de Downing Street mantendrá al embajador en su puesto, pero Johnson se rehusó a comprometerse en ese sentido, y se limitó a decir que como primer ministro tomará decisiones importantes y políticamente sensibles sobre quién sería el representante del Reino Unido ante Estados Unidos.

El nombre del sustituto de May será anunciado el 23 de julio, una vez que los cerca de 180 mil miembros del gobernante Partido Conservador hayan votado por correo para elegir a su nuevo líder, quien automáticamente se convertirá en primer ministro del país.