¿Cuándo ir al dermatólogo?

En ocasiones, otros factores que influyen en la salud de nuestra piel son el clima, la contaminación, los cambios hormonales, una mala alimentación, reacciones secundarias de algún medicamento o alguna alergia, pero ¿sabes en qué momento  necesitas ir al dermatólogo?

A tomar en cuenta

El órgano más grande de todo nuestro cuerpo es la piel, y en especial la del rostro demuestra  qué tan buena es nuestra salud. Lucir una piel radiante y hermosa necesita  cuidados, utilizar cierto tipo de jabones, cremas hidratantes, exfoliantes, protectores solares y un buen maquillaje para que esté impecable.

Acné.  Los barritos y espinillas se forman en tu cara y cuerpo  porque las glándulas sebáceas son infectadas por la bacteria Propionibacterium acnés; ésta queda atrapada en el poro, se reproduce y hace que éstos se inflamen y enrojezcan. Esta infección puede agravarse si los aprietas con las manos sucias o utilizas mucho maquillaje para tapar las imperfecciones. Si tu piel está muy roja, es momento de asistir al dermatólogo.

Lunares. Sabemos que un lunar pequeño, redondo y de color negro cerca de la boca o el ombligo resulta sexy y atractivo, pero un lunar que pierde forma, crece y se inflama, además de no tener nada sexy, puede ser señal de un melanoma o cáncer de piel. Acude al dermatólogo si observas  que tu lunar es asimétrico, con borde irregular, de color disparejo y su diámetro va en aumento.

Piel seca y escamosa. Si notas que tu piel se reseca con mucha facilidad a pesar de utilizar cremas, lociones o ungüentos, puede ser señal de hipotiroidismo, el mal funcionamiento de la glándula tiroides produce un exceso de mucina que, junto con otras alteraciones metabólicas, resecan la piel.