Bolivia: el peor país de América para realizar trámites

Según un nuevo informe del BID titulado “El fin del trámite eterno”, la lentitud y complejidad de los trámites burocráticos “es un fenómeno demasiado extendido en la región”. Pero de entre todos los países latinoamericanos, Bolivia destaca por ser el más tortuoso para sus ciudadanos.

La burocracia se traduce en el hecho de que hacer un trámite toma un promedio regional de 5,4 horas. Sin embargo, las diferencias entre países son notables. El país en el que menos tiempo toma completar un trámite es Chile, con un promedio de 2,2 horas. En el otro extremo está Bolivia, donde completar un trámite equivalente conlleva más de
11,3 horas. La situación en Bolivia es igual de dramática sea para trámites de identidad, salud o educación.

Perú es el “segundo peor” país para hacer trámites, ya que toma 8,6 horas completarlos. En Colombia son 7,4 horas, en México 6,9 horas y en Paraguay 6,7 horas. Entre los “mejores” países después de Chile están Costa Rica (3,1 horas por trámite), El Salvador (3,2 horas) y Uruguay (3,7 horas).

Los demás países están más cerca al promedio regional, en los que toma entre 4 y 6 horas hacer un trámite.

No es sólo el tiempo
El BID advierte que la complejidad de un trámite no se mide solo a partir del número de horas necesarias para completarlo, “sino que además factores como la cantidad de viajes a las oficinas gestoras, los requisitos múltiples, la necesidad de dejar papeles en persona y la falta de claridad con respecto a la información contribuyen a que los ciudadanos tengan que ir a la oficina pública (o a varias oficinas públicas) más de una vez para obtener lo que buscan”.

En promedio, un 25% de los trámites en la región requiere tres interacciones o más para su resolución. Pero en este aspecto también existen importantes diferencias entre países.
Bolivia nuevamente destaca por lo complicado: el porcentaje de trámites que requirieron tres interacciones o más para su resolución supera el 41%. Le empata Perú, con el mismo porcentaje. Guatemala y Panamá están después, con 37% y 31%, respectivamente.
En el otro extremo está El Salvador, donde solamente el 15% de los trámites requirieron tres o más interacciones para su resolución. Después está Chile con 16%, Uruguay con 18%, Argentina con 19% y Ecuador con 20%.

Paraguay, Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana y Honduras también están por debajo del promedio latinoamericano. Colombia, México, Venezuela y Brasil están por encima del promedio, pero no llegan el 30%.

Costosos y tortuosos
Para acceder a servicios de salud de corto plazo en Bolivia a través de un empleador es necesario realizar el trámite de afiliación a la Caja Nacional de Salud, el cual hacen aproximadamente 130.000 personas al año.

El informe del BID resalta que, a través de entrevistas con 30 usuarios del trámite, este tiene 5 requisitos y 12 pasos en total (incluidos tres tipos diferentes de estudios médicos). “El trámite demanda en promedio 34,7 horas activas del ciudadano y 13 viajes separados. El paso más demorado es la obtención de los exámenes preocupacionales (9,2 horas en promedio)”, agrega.

Por su parte, un estudio de Medeiros, Macroni y Mendoza (2016), titulado “Medición de Cargas Administrativas en Bolivia: Reporte Final de Resultados”, advierte que en total, el costo del trámite de afiliación a la Caja Nacional de Salud asciende a Bs. 1.429, equivalente al 86% de un salario mínimo mensual, sin incluir el costo de la espera por la resolución del trámite, durante la cual el ciudadano tiene que pagar de su bolsillo por servicios de salud.

El mismo estudio de Medeiros reporta que el trámite para registrar una propiedad en Bolivia tiene 14 pasos, incluyendo la contratación de servicios de asesoría, tres pagos separados y la obtención de copias certificadas ante un notario.

“El tiempo activo promedio demandado por el trámite es de 317,9 horas, equivalente a 39,7 días laborales. Este tiempo incluye cerca de 52 horas para obtener un certificado catastral y 46 horas para obtener los planos del inmueble. Si se multiplican las horas activas que demanda el trámite por un salario promedio de los encuestados de Bs. 25 por hora, el costo total del trámite asciende a Bs. 7.947, cifra que equivale a casi cinco veces el salario mínimo mensual del país”, agregan.

Un caso testigo en Bolivia
El informe del BID cita el caso de Domitila Murillo, una ciudadana boliviana que al momento de la documentación tenía 70 años. A la ciudadana, le tomó 11 meses renovar su cédula de identidad.

“Para reunir todos los papeles necesarios tuvo que desplazarse entre las ciudades de Oruro, Tupiza y Potosí, con un recorrido total de 900 km. Cada visita a las ventanillas públicas le suponía largas filas, interminables horas de espera y nuevos requisitos. Cada día acababa con un ‘falta un sello’ o ‘vuelva mañana’. Desesperada, terminó accediendo a pagar el soborno que le solicitó un policía a cambio de agilizarle las gestiones”. Murillo falleció dos semanas después de recibir su cédula.

Este caso fue documentado por el gobierno boliviano en 2011 en el marco del concurso denominado “El peor trámite de mi vida”, que fue organizado por el Ministerio de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción.

Soborno generalizado
Según Transparencia Internacional, el 29% de los latinoamericanos reportó haber pagado un soborno en el contexto de un servicio público en el último año, lo que equivale a más de 90 millones de personas en la región.