Un argentino ganó la etapa en cuadriciclos

El impiadoso sol de Pisco se multiplicaba sobre la arena peruana. Ni siquiera la brisa de la mañana se mantuvo como para calmar un clima tan agobiante como feroz. Así comenzó el Dakar 2019, con una primera etapa corta, desde Lima, sobre apenas 87 kilómetros de especial, pero con la intensidad de saber lo que deparará la competencia hasta el 17 de enero.

Tan sorprendido como feliz estaba el piloto argentino Nicolás Cavigliasso, que había largado desde atrás y sin embargo se adjudicó el primer triunfo parcial de esta competencia en la categoría cuatriciclos. “No hay que perder la concentración”, afirmó. Más allá de la alegría, se dedicó a transmitir al equipo las sensaciones con su nueva Yamaha Raptor para mejorar aún más las prestaciones para la segunda jornada, rumbo a San Juan de Marcona.

“Estoy muy feliz de estar en mi segundo Dakar y comenzar con esta victoria casi inesperada. Me entrené mucho para estar acá. Por eso estoy emocionado, porque largué desde atrás y no me imaginaba quedar adelante”, confió el piloto de General Cabrera, de 27 años, a Clarín.

“Esta primera etapa sirvió para probar algunos detalles con los que aún teníamos dudas, como la suspensión y cosas del motor. Ahora me pasé a este Raptor 700 y me siento con mayor seguridad”, dijo.