¿Salvar el mundo? “Destronar al PIB y coronar el bienestar”

Según expertos en cambios sistémicos del mundo académico, empresarial y de la gobernanza de grandes ciudades y de la sociedad civil, la cada vez más grave triple crisis global -cambio climático, extinción masiva y desigualdad- no será resuelta a través del Acuerdo de París, ni de las Metas de biodiversidad de Aichi, y mucho menos con los sistemas impositivos y económicos actuales.

A través de una carta abierta, más de 200 expertos internacionales (y aumentando) coinciden en que se necesitar “mirar más allá de un sistema económico preocupado únicamente en incrementar el PIB hacia un plan por una economía postcrecimiento más realista y optimista”, y realizan una propuesta de tres puntos iniciales y factibles para “realizar una transición hacia una sociedad próspera dentro de los límites planetarios”.

Si bien estos “tres saltos” no excluyen otro tipo de soluciones, sí son considerados como urgentes, factibles, necesarios, demandados y representan un cambio en las reglas del juego.  “Para llevarlos a cabo, hace falta una mentalidad alejada del modo de pensar incremental, un marco cognitivo que nos ha conducido al momento de crisis en el que nos encontramos actualmente”, explican los 6 proponentes iniciales, a los que se sumaron primero nueve y que ahora son cientos de expertos.

La buena noticia, es que este tipo de cambios no son solamente necesarios, sino también demandados por la población, al menos por la población europea: Una reciente macroencuesta a nivel Europa mostró que la mayoría de dichos ciudadanos creen que la conservación del medio ambiente debería ser una prioridad, incluso a expensas del crecimiento.

“Destronar al rey PIB, coronar a la reina Bienestar”

El primer punto propuesto por los expertos es dejar de priorizar el crecimiento económico por sobre todas las cosas. Y según los firmantes, la prosperidad sin crecimiento es posible, y que los ejemplos que se están viendo desde Bhutan, Nueva Zelanda o Barcelona muestran que poner el progreso social y lo medioambiental antes que el PIB “realmente funciona”.

Por tanto, exigen a la Comisión Europea que el Pacto de la Estabilidad y el Crecimiento (SGP, por sus siglas en inglés) sea transformado en un Pacto de la Sostenibilidad y el Bienestar (SWP, por sus siglas en inglés). Esto significa cambiar el lema de “empleos, crecimiento e inversiones” a uno de “bienestar, empleos y sostenibilidad”. Asimismo, exigen establecer una Dirección General por el Bienestar y las Generaciones Futuras.

A los países, regiones y municipios europeos, los expertos les exigen crear un Ministerio (o cargo equivalente en cada nivel) de Bienestar y Generaciones Futuras con un rol central en el gobierno.

En vez de paraísos fiscales, redistribución

El diagnóstico de la situación actual: “Dos décadas de posguerra con tasas de impuestos hacia los ingresos más altos de aproximadamente 90% en los EEUU y el Reino Unido se convirtieron en una tasa (bastante) inferior al 50% en la actualidad. La mayoría de los países de la UE hicieron lo mismo, dejando a los ricos descontrolados. Como resultado, la desigualdad aumenta y un sentimiento creciente de injusticia (tributaria) se derrama en el malestar social y el populismo”.

El levantamiento de los Gilets Jaunes (Chalecos Amarillos) en Francia mostró que “no se puede gravar a la contaminación sin un sistema tributario justo. Los subsidios que apoyan a la contaminación y el uso excesivo de recursos tienen que terminar inmediatamente”.

En este sentido, el segundo punto propuesto es, precisamente, cobrar más impuestos a la riqueza que al trabajo, y gravar progresivamente la contaminación a tiempo que se frena su subvención.

Concretamente, los expertos exigen a los gobiernos europeos “establecer impuestos a los ingresos más altos de una tasa superior al 80% con el fin de redistribuir hacia las familias de ingresos bajos y medios, impuesto sobre los viajes aéreos para redistribuir hacia un transporte público mejor y casi gratuito, lanzar impuestos progresivos sobre el carbono y la utilización de recursos”. Todo esto apuntando a redistribuir, mientras al mismo tiempo se provean incentivos fiscales por la utilización de materiales reciclados.

Más allá de la eficiencia

“Los productos eficientes son buenos, pero las soluciones suficientes son geniales. Las mejoras en eficiencia son importantes, pero solo son el inicio de la solución”, afirman los expertos.

Y es que la exclusión social y cultural puede deshacer los aumentos de eficiencia, explican. “No necesitamos vender más productos, necesitamos soluciones suficientes que sean duraderas”.

En esa línea, exigen a los gobiernos apoyar el desarrollo de mejores modelos de negocio como la economía de producto-servicio, implementar estrategias de desperdicio cero en todos los niveles de gobernanza, disminuir el IVA en servicios intensivos en trabajo como la reparación y pasar de las políticas de eficiencia a las de suficiencia.

Los 6 proponentes orignales son: Halliki Kreinin (investigadora del Institute for Ecological Economics, Universidad de Economía y Negocios de Viena), Kate Raworth (economista Autora de “Economía rosquilla”), Maria Langsenlehner (Adjunto de proyecto, EU Umweltbüro), Nick Meynen (Responsable de política medioambiental y justicia económica, Oficina Europea del Medioambiente), Patrick ten Brink (Director de políticas de la UE, Oficina Europea del Medioambiente) y Toni Ribas Bravo (Coordinador del grupo de Ecología, Barcelona en Comú).


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.