Nueva demanda contra Lula por un supuesto lavado de dinero en un negocio con Guinea Ecuatorial

La Fiscalía acusa al histórico líder del Partido de los Trabajadores (PT) de supuestamente recibir dinero por hacer de intermediario entre el Gobierno del país africano y el grupo brasileño ARG.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en un encuentro en Sao Paulo. 25 de enero de 2018. Paulo Lopes / www.globallookpress.com

En el marco de la Operación Lava Jato en Sao Paulo, la Fiscalía ha interpuesto una nueva demanda contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por lavado de dinero. Esta vez por supuestamente recibir un millón de reales(unos 500.000 dólares al tipo de cambio promedio de 2012) al hacer de intermediario entre el Gobierno de Guinea Ecuatorial y el grupo brasileño ARG.

Según el Ministerio Público Federal (MPF), Lula recibió la cantidad disimulada en forma de donación de empresa al Instituto Lula, entre septiembre de 2011 y junio de 2012.

El MPF también ha demandado al director del grupo ARG, Rodolfo Giannetti Geo, por “crímenes de tráfico de influencia en la transacción comercial internacional y lavado de dinero”. Al tener más de 70 años, Lula no puede ser acusado por tráfico de influencia.

Las negociaciones comenzaron entre septiembre y octubre de 2011 y, según el MPF, Geo pidió a Lula intervenirante el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, para que su Gobierno continuase realizando transacciones comerciales con ARG, especialmente, en la construcción de carreteras en ese país.

La Fiscalía señala que la denuncia se sustenta con correos electrónicos obtenidos de los ordenadores del Instituto Lula durante la fase 24 de la operación Lava Jato.

La reacción de Lula
A través de un comunicado, Cristiano Zanin Martins, abogado de Lula, apunta que se trata de “un nuevo golpe al estado de derecho” y se da continuidad “a una persecución política sin precedentes por vía judicial. Un capítulo más de ‘lawfare (guerra jurídica)’ impuesto a Lula desde 2016”.

Martins afirma que la denuncia “pretende de forma absurda y no jurídica transformar una donación recibida de una empresa privada para el Instituto Lula, debidamente contabilizada y declarada a las autoridades, en tráfico de influencia internacional”.

Las declaraciones del abogado fueron inmediatamente compartidas por Lula a través de su cuenta de Twitter.


Además de Lula y Rousseff –se trata del primer proceso penal abierto contra ella– fueron acusados otros importantes miembros del PT como su dirigente Gleisi Hoffmann, el exministro de Planificación, Paulo Bernardo, o el de Hacienda, Guido Mantega.

La semana pasada, la Fiscalía también presentó una denuncia contra Fernando Haddad, el excandidato del PT a la Presidencia, por supuesta corrupción cuando ejerció como alcalde de Sao Paulo entre 2013 y 2016.

Tomado de RT