En Tarija el TED archivó ya 24 pedidos de revocatorios

El presidente del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Tarija, Gustavo Ávila, informó que los siete promotores de los revocatorios de mandato para los concejales de los municipios de Yacuiba y Villa Montes no presentaron los libros de adhesión ciudadana en los plazos establecidos, por lo que la Sala Plena procedió al archivo de obrados.

- Espacio Solicitado -

“El 3 de mayo venció el plazo para la presentación de libros en los procesos revocatorios para los concejales de Villa Montes y Yacuiba. Al no presentar los libros, la Sala Plena procedió al archivo de obrados, según manda la norma, y eso consta en las resoluciones que emitimos”, expresó Ávila.

Estos siete procesos se suman a los otros 17 que ya archivaron en el departamento, entre los que se encuentran los promovidos para el alcalde de Yacuiba, Ramiro Vallejos, y el asambleísta departamental Wilman Cardozo, donde se presentaron errores en los libros; para el alcalde de Villa Montes, Omar Yura Peñaranda, situación en la que los promotores no presentaron el medio magnético del registro de datos de la ciudadanía; y en el caso de los concejales de Villa Montes, Edmundo Castillo, Gabriel Cayoja y Jorge Flores–cuyos plazos concluyeron el 12 y 17 de abril, respectivamente– y las solicitudes que se hicieron desde Yacuiba para el revocatorio del asambleísta departamental Jorge Arias Soto y los concejales Ana María Soria y Mario Cavero –en las que los plazos terminaron el 10 y 17 de abril– los promotores no entregaron los libros en los plazos establecidos.

Ávila indicó que las siete procesos que se archivaron este miércoles corresponden a las solicitudes para la concejal de Villa Montes, Ruth Marlene Marín Chávez; para los concejales de Yacuiba, Luis Adolfo Marca, Andrés Aguirre Fernandez, Richard Coca y Freddy Nuñez Barbeito. Los plazos terminaron el 3 de mayo y en ninguno de los casos presentaron los libros de adhesión.

Sobre el revocatorio al Alcalde Rodrigo Paz y lo declarado por su promotor Andrés Meriles, que denunció ante los medios un supuesto atraco y aseguró que el TED conocía la existencia de los libros, Ávila se abstuvo de entrar en polémicas y se limitó a mostrar las imágenes del ingreso en las dependencias públicas del indicado, en el que apenas porta un papel.