Denuncian muerte de una mujer en Argentina tras un presunto aborto clandestino con un tallo de perejil

La lucha de colectivos feministas y de derechos humanos continúan su lucha por el aborto legal seguro y gratuito.

Activistas durante el llamado 'Día de Acción Verde por el Derecho al Aborto', frente al Congreso Nacional en Buenos Aires el 19 de febrero de 2019. Juan Mabromata / AFP

Una mujer de 30 años, madre de dos hijos, murió en la provincia argentina de Catamarca tras realizarse un supuesto aborto clandestino, informó este viernes el diario Página 12.

De acuerdo a lo denunciado por la organización Campaña por el Aborto Legal, la mujer fallecida, madre de dos hijos, llegó el domingo al hospital 25 de Mayo inconsciente, con una infección generalizada producto de su intento clandestino e inseguro de interrumpir el embarazo.

Voceras de la organización aseguraron al periódico local que ‘Paulina’, nombre ficticio para preservar su identidad, intentó abortar introduciéndose una rama de perejil en la vagina.

Sin embargo, fuentes del hospital indicaron que no tienen “la plena seguridad” de que se trató de un intento de aborto inseguro, dado que la mujer “nunca tuvo conciencia desde que llegó” y no pudieron hablar con ella.

El director de la Maternidad, Daniel Ovejero, declaró a la radio local Valle Viejo: “No tenemos la plena seguridad de que esto haya sido por una maniobra abortiva e ilegal”. No obstante, reconoció que por las características del “cuadro séptico” (infeccioso) que presentaba la mujer, se puede “presuponer algún tipo de maniobra”.

El aborto legal en Argentina, un asunto pendiente
La lucha de colectivos feministas y de derechos humanos por el aborto legal seguro y gratuito, mantiene plena vigencia, a pesar de haber sufrido un revés en el Congreso el año pasado, cuando el Senado rechazó la aprobación de la ley. La última gran manifestación de estos grupos ocurrió el pasado 20 de febrero, durante el ‘pañuelazo federal’.

En el mes de febrero, se conocieron los casos de dos niñas de 11 y 12 años que, tras haber quedado embarazadas producto de sendas violaciones, fueron obligadas a parir, aunque ambas menores y sus familias habían solicitado la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), tal como establece desde 1921 la ley de aborto no punible en el artículo 86 del Código Penal.