Aceite de oliva y propiedades

Un producto que no puede faltar en tu cocina

En las últimas décadas del siglo pasado, diversos estudios han comprobado las
cualidades nutricionales del aceite de oliva y han confirmado que su consumo influye positivamente en la prevención de la aterosclerosis, protegiendo así frente a las enfermedades cardiovasculares.

Pero esta es tan solo una de las numerosas virtudes del llamado oro líquido. Aquí te
presentamos algunos de los beneficios que el aceite de oliva puede aportar
a tu organismo.

A tomar en cuenta
Previene las enfermedades cardiovasculares: los ácidos grasos presentes en el aceite de oliva virgen, especialmente el ácido oleico, contribuyen a reducir los niveles de
colesterol LDL (colesterol malo), mientras que aumentan los de colesterol HDL, o colesterol bueno, incrementan la vasodilatación arterial, mejorando la circulación
sanguínea y disminuyendo la presión arterial.

Contribuye a una correcta mineralización de los huesos, y a su desarrollo. Es, pues, muy importante, que esté presente en la dieta de los niños durante el crecimiento, y también
en la edad adulta para limitar la pérdida de calcio que se produce durante el envejecimiento, y que puede desembocar en patologías como la osteoporosis.