Autoridades de Brasil acusan a 11 ciudadanos de promover una célula del Estado Islámico

El Ministerio Público Federal denuncia que hubo conversaciones para cometer atentados en su país y un intento para sumar miembros al grupo terrorista en Siria.

Imagen ilustrativa/Radio Show

El Ministerio Público Federal (MPF) de Brasil denunció a 11 ciudadanos locales por conformar una organización criminal y promocionar las actividades del autodenominado Estado Islámico, informa Estadão. Según el organismo, hubo un presunto intento por reclutar miembros para el grupo terrorista en Siria, discusiones de posibles atentados en el país sudamericano y la intención de formar una célula de la organización a nivel local.

- Espacio Solicitado -

Mientras la Justicia define cómo responder ante las graves acusaciones, dos brasileños están detenidos en una prisión de máxima seguridad, comunica Reuters. Se trata de Jhonathan Sentinelli Ramos, de 23 años, quien ya cumplía una pena por homicidio, y Welington Moreira de Carvalho, de 46 años, quienes permanecen en la Penitenciaría Federal de Campo Grande. El resto, por el momento, permanecen en libertad. Vale destacar que cinco de los involucrados también responden por el crimen de corrupción de menores, que habrían sido reclutados por el grupo. Sin embargo, fueron liberados a la espera del juicio.

La presentación judicial está argumentada en conversaciones que los acusados mantenían mediante aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales, explica el medio brasileño que tuvo acceso al escrito. Aquellas comunicaciones fueron interceptadas por la Policía Federal, dando inicio a la Operación Atila, que se mantuvo en secreto hasta marzo. Las investigaciones habían comenzado en noviembre de 2016 por parte de la División Antiterrorista de las fuerzas de seguridad, con absoluta cautela.

Un aviso desde España
Las primeras señales de alerta se encendieron tras recibir un comunicado de la Guardia Civil de España, donde se indicaba que números telefónicos de Brasil se encontraban dentro de grupos de ‘Whatsapp’ sospechosos de “promover, organizar o integrar” la agrupación extremista radicada en Oriente Medio. Algunos de estos grupos dentro de la aplicación, destaca el diario local ya citado, tenían más de 200 participantes.

La denuncia presentada por el MPF señala que uno de ellos estaba destinado a discutir la creación de una célula terrorista en territorio brasileño. El título de esa comunidad virtual, según aquel medio de San Pablo, era: “Estado del Califato en Brasil”. Estadão también menciona una parte importante de la acusación presentada por el Ministerio ante la Justicia: “Uno de ellos —los reclutadores en Oriente Medio— sería de la Provincia de Idlib (Siria), que tiene contactos y podría ayudar en la migración hacia el califato”.

Aunque todavía restan por conocerse las precisiones de la denuncia, y la Justicia debe determinar su veracidad, ese portal de noticias afirma, basado en el texto original, que los sospechosos mantenían conversaciones con simpatizantes o miembros de grupos terroristas establecidos en Siria, Turquía, Libia, Afganistán y EE.UU. A su vez, destaca que los denunciados relataron sus comunicaciones sobre posibles entrenamientos de facciones paramilitares en Brasil, lo que también fue constatado por la Policía cuando obtuvo los teléfonos celulares.

En cuanto a los motivos por los cuales comenzó el acercamiento de estos ciudadanos hacia una organización tan remota, algunos expresaron que su intención era sumarse al grupo criminal, mientras que algunos estaban interesados en obtener visados para ingresar a países de Oriente Medio. Otros, en cambio, niegan estar implicados con el llamado Estado Islámico. Vale destacar que la mayoría de ellos no se conocía personalmente y solo se comunicaban por Internet. Por ahora, todos son acusados ​​de promover el terrorismo al diseminar mensajes extremistas, videos con ejecuciones y propaganda extremista.