Ya rige en Argentina nuevo aumento de los combustibles

En medio de la volatilidad de los mercados petroleros, el Gobierno argentino hizo efectiva ayer una medida que reactualiza los precios de los combustibles, con aumento de hasta cuatro por ciento.

Apenas tres semanas después que el ejecutivo dictara una medida para congelar el costo de los combustibles por 90 días por la crisis desatada pos jornada electoral, que devaluó el peso nacional frente a un dólar que aún no se logra controlar, las estaciones de servicios trabajan con el nuevo esquema de valores.

Las compañías YPF, Shell, Axion, Puyma, Gulf y Dapsa ajustaron en cuatro por ciento los precios en los surtidores, tras el decreto del Ministerio de Hacienda a través de la Resolución 557/2019 de la Secretaría de Energía, publicado este jueves en el Boletín Oficial.

Al justificar el nuevo aumento, el Gobierno precisó que los recientes acontecimientos, en referencia a un ataque en Arabia Saudita que obstruyó la mitad de la producción petrolífera del mayor exportador mundial, conllevan a una situación imprevista y significativa de incremento de precios de referencia internacionales.

Tales hechos podrían derivar en la afectación de la producción, la comercialización y las importaciones y, por lo tanto, en la afectación del abastecimiento de los combustibles en el mercado interno, agrega el decreto y añade que con esto se pretende amortiguar los eventuales impactos futuros de traslado a precios en pico de surtidor en estaciones de servicio.

Desde ahora el litro de nafta super se cotiza a 45,49 pesos (0,81 centavos de dólar) en la compañía YPF mientras que la infinia nafta paso a 52,49 pesos (0,92 centavos de dólar) en tanto en Axion, por ejemplo, el valor del litro de la nafta súper es de 45,64 (o,80 centavos) y la quantium nafta 52,92 igual a 0,93 centavos de dólar.

El congelamiento de las naftas y otros combustibles había sido puesto en duda poco después del anuncio, debido a que el Gobierno no había alcanzado un acuerdo con las petroleras, que reclamaban una compensación.

Finalmente, la disposición salió unilateralmente por un decreto presidencial del pasado 2 de septiembre, y habilitaba a la Secretaría de Gobierno de Energía (SGE) a dictar, «en la medida en que las circunstancias lo ameriten», los actos para «ir normalizando los precios del sector con el fin de proteger al consumidor».