VIDEO: Hallan en Bolivia objetos precolombinos de 1.400 años de antigüedad

Arqueólogos bolivianos exhumaron 17 vasijas y restos de alimentos de la cultura Tiwanaku, que datan de entre 300 y 600 años después de Cristo.

Arqueólogos en el lugar de las excavaciones. Tiwanaku, Bolivia. minculturas.gob.bo

Un equipo de arqueólogos bolivianos ha hallado 17 vasijas y restos de alimentos de más de 1.400 años de antigüedad en las ruinas de Tiwanaku. Esta ciudad, que fue el centro espiritual y político de una de las culturas prehispánicas más importantes del altiplano, se encuentra a apenas 75 kilómetros de la capital boliviana, La Paz.

Los objetos fueron descubiertos en el templo Kalasasaya, situado 50 metros por detrás del monolito Ponce –uno de los elementos más significativos del complejo–, en el muro interior sobre las plataformas donde existen las construcciones y monumentos de la cultura Tiwanaku. Aunque en un primer momento se informó de que tendrían entre 300 y 400 años de historia, finalmente se ha confirmado que datarían de entre el año 300 y el 600 d.C.

Después de que un sacerdote aymara presidiera un rito ancestral dedicado a la Madre Tierra antes de extraer los objetos, el descubrimiento fue presentado a la prensa por el director del complejo arqueológico, acompañado del equipo de arqueólogos y de autoridades originarias y locales.

“No se descarta que se encuentren restos humanos”

El director ejecutivo del Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiahuanaco (CIAAAT), Julio Condori, informó de que “por la estructura y la forma en la que se hallaron los objetos prehispánicos, no se descarta que se encuentren restos humanos y se trate de un entierro ceremonial“. Además, en el mismo comunicado de prensa afirmó que “esta hipótesis se comprobará cuando concluyan las excavaciones debajo de los objetos descubiertos, que se prevé sea en los próximos días”.

Tiwanaku fue un centro religioso y político de uno de los imperios prehispánicos más importantes de América del Sur. Desde 2002 se encuentra declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) debido a su valor universal excepcional que se muestra en la concepción y maestría constructiva de los templos y de las estatuas monumentales.

Por su parte, Kalasasaya (que en aymara significa ‘piedras paradas’) habría sido el centro ceremonial del complejo Tiwanaku. Se trata del templo más grande del lugar, con 128 metros de largo por 120 de ancho. Su estructura rectangular está basada en columnas de arenisca y piedras labradas, entre las cuales hay conductos de desagüe para las aguas pluviales.

 

Tomado de RT