Viajaba con su hija y trataba de violarla en los alojamientos

Un distribuidor de helados fue sentenciado con 25 años de cárcel por el delito de tentativa de violación agravada, ya que en el año 2018 habría agredido sexualmente a su hija de 12 años. De acuerdo a la declaración de la menor, el agresor viajaba con ella a diferentes departamentos del país y luego de alojarse en varios alojamientos intentaba violar a su hija.

fiscal de materia,. Windsor Ortíz

El fiscal de materia, Windsor Ortiz, informó que las agresiones comenzaron desde que la menor tenía 12 años en el año 2013, cuando su padre de 40 años viajó con ella al departamento de Santa Cruz y tras alojarse en un alojamiento, procedía a desvestir a su hija para luego intentar violarla, empero la víctima pudo forcejear con su agresor y de esta manera evitó que se consumara la agresión.

Luego de varios meses, nuevamente el agresor viajó con la niña, pero esta vez ambos se fueron a la ciudad de Yacuiba en donde también tras alojarse en un alojamiento el agresor intentó violar a la niña.

Asimismo el fiscal dijo que el agresor chantajeaba a su hija y le compraba regalos para que ella no contara lo sucedido a su madre, hasta que en octubre del año 2018 la menor se cansó de tanta agresión y decidió contar lo sucedido a su progenitora.

De esta manera la mujer realizó la denuncia correspondiente por el delito de tentativa de violación y luego de realizar las investigaciones, los efectivos policiales de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV) aprehendieron al agresor y posteriormente fue enviado con detención preventiva al penal de Morros Blancos.

Juicio
Tras un año de permanecer con detención preventiva, la pasada semana se efectuó el juicio oral público y contradictorio para el imputado, el cual concluyó el día de ayer en horas la tarde y los jueces tras deliberar determinaron sentenciar al imputado con 25 años de privación de libertad a cumplir en el penal de Morros Blancos.

“El agresor viajaba constantemente a diferentes departamentos del país con la menor y a llegar su destino pedía en los alojamientos camas matrimoniales, como así también compraba lubricantes y condones para poder agredir sexualmente a su hija” dijo el fiscal