Verifican mala manipulación de la carne

    Solano señaló que en dos semanas el personal de la Intendencia volverá a la comunidad de San Andrés a objeto de comprobar si las recomendaciones fueron cumplidas. En la inspección efectuada a los lugares de la venta de carne se comprobó varias falencias, por lo que se decidió dar un plazo de dos semanas para que mejoren la infraestructura”, dijo.
    La funcionaria agregó que en caso de comprobarse que los dueños de la venta de carne hagan caso omiso de la recomendación, “se procederá a la colocación de los precintos de clausura”. “Se hizo la solicitud al corregidor de San Andrés para que se haga un control sobre los lugares donde se hace el faenado de ganado bovino, porcino, ovino y caprino”, dijo.
    De acuerdo a la indicación de Solano, las personas que viven en la comunidad de San Andrés deben proseguir con las denuncias sobre la venta clandestina en locales que no tienen las mínimas condiciones para realizar este tipo de actividad.