Un sonido celestial

Cierto día, un reconocido maestro tibetano iba paseando por el campo cuando, de repente, vio que entre las piedras del camino había rastros de sangre. Al preguntarle a los que le acompañaban de quién era esa sangre, le dijeron que pertenecía a uno de sus discípulos, que, desesperado porque no podía avanzar espiritualmente lo suficiente, se sometía a terribles penitencias y autocastigos corporales.
Este discípulo, que había decidido someterse a terribles penitencias, era también uno de los mejores músicos de laúd de la zona. El maestro lo mandó llamar y le dijo:
-Tengo entendido que eres uno de los mejores músicos. Quiero preguntarte algo. Cuando tensas demasiado las cuerdas del laúd, ¿suenan bien?
-No, si tenso demasiado las cuerdas, el laúd no emite sonidos agradables – repuso el discípulo-. Y además así se corre el riesgo de que se rompan.
– ¿Y qué crees que ocurre si las tensas demasiado poco?
-Tampoco suenan bien, y además pueden llegar a enredarse.
– ¿Y si no las tensas ni demasiado ni poco?
-Entonces suenan muy bien; así es como debe hacerse.
-Pues así debe aplicarse el esfuerzo: sabia y equilibradamente – dijo el maestro.


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.