Tras 23 días de paro médico, hay desesperación y angustia en los pacientes

El pasado 19 de agosto, los médicos del sector público y la seguridad social, iniciaron un paro indefinido a nivel nacional con suspensión de servicios a excepción de las unidades de emergencias.

Hospital Regional San Juan de Dios cerrado por el paro de médicos. Foto: El País

Don Juan de 58 años, apenas puede caminar. El dolor en su espalda le impide dar grandes pasos y a cada rato se queja. Hace tres semanas que llegó de Oruro a La Paz, en busca de atención, pero fue sorprendido con el paro indefinido que cumplen los médicos a nivel nacional. Hasta ahora no recibe tratamiento.

Relata que hace un mes sufrió una caída que, le dejó una fractura vertebral y que pese a que recibió atención médica en Oruro no pudo ser operado oportunamente. Agobiado por el dolor, decidió acudir al Hospital de Clínicas para someterse a la cirugía que le recomendaron. Sin embargo, dice que en la urbe se niegan a atenderlo: uno, por las protestas, y, porque no es un caso de «emergencia».

Cuenta que pese a ese maltrato decidió permanecer en la ciudad, con la esperanza de que se solucione el conflicto médico que ya lleva 23 días de paro. Pero, ahora le preocupa el dinero, lo poco que trajo se le acaba en pagar hospedaje que encontró en El Alto y pasajes. Hay días que se priva de alimentarse para no gastar «demás» y debe conformarse con unas galletas y jugo.

Dice que en los últimos días comenzó a sentir adormecimiento en sus piernas y un fuerte dolor en la espalda. Teme perder la movilidad por no recibir atención inmediata.

«Tres semanas que estoy aquí (La Paz), solo, y los médicos no me quieren atender porque dicen que mi caso no es una emergencia, pero me duele mi columna, mi espalda y mis piernas. Apenas estoy caminando y vengo de El Alto porque ahí he conseguido alojamiento barato, ya no tengo plata. Apenas tengo Bs 200 y me da miedo, porque se va acabar y qué voy hacer después», solloza.

El caso de Juan no es el único que se registra en el nosocomio miraflorino en estos días de paro médicos. Los enfermos que más sufren son los que llegan del interior del país y áreas rurales de la urbe, que por uno u otro motivo no se enteraron de las protestas y hoy son las víctimas del conflicto que imploran por una solución para recibir tratamiento y calmar sus dolores.

Marcia, de 35 años, llegó el lunes de Inquisivi en compañía de su madre, una mujer de la tercera edad que se retuerce del dolor, aparentemente por problemas digestivos, según su hija. Dice que su progenitora «vomita sangre», pero no recibe atención médica.

Llora al recordar que ella y su madre tuvieron que dormir en la calle para conseguir un espacio en Emergencias de ese nosocomio, pero no tuvieron éxito, por la alta demanda de enfermos que se reportan en estos días.

De tanto insistir y reclamar, cerca al mediodía de este martes, logró que su mamá, que no podía mantenerse de pie y estaba acostada en el piso, reciba atención. Pero, antes de la atención, le solicitaron que se registre al Sistema Único de Salud (SUS) y que pida la transferencia de su historial clínico del centro de salud de su región.

Desesperada, Marcia lamenta la burocracia, sin embargo, está agradecida porque su progenitora podrá ser examinada. También pide que el paro médico llegué a su fin y se reanuden las atenciones en los centros de salud y hospitales.

«Tanto hemos tenido que caminar, mi mamá está vomitando sangre y ya no tiene fuerzas para pararse. Ayer hemos dormido en una acera, en la calle (…). Espero que los médicos atiendan porque aquí (en el hospital) todo está muerto, no hay nada. Hay muchos enfermos como mi mamita que está sufriendo, pido a los médicos que se pongan la mano al corazón y a las autoridades que los atienda», indica.

Paro

El pasado 19 de agosto, los médicos del sector público y la seguridad social comenzaron un paro indefinido a nivel nacional con suspensión de servicios, a excepción de casos de emergencias.

El sector tiene cinco demandas: la institucionalización de cargos médicos de base, intermedios y jerárquicos; la abrogación de la Ley 1189 de Prioridad de la Caja Nacional de Salud (CNS) y la destitución de su gerente; el cumplimiento de la Ley 3131 y su inclusión en la Ley General del Trabajo; el fortalecimiento del Sistema Nacional de Salud.

El lunes, los médicos y el Gobierno iniciaron un diálogo que tras más de 9 horas se declaró en cuarto intermedio al no lograr ponerse de acuerdo sobre la Ley 1189 de Prioridad Nacional de Desarrollo y Crecimiento de la CNS. Los galenos piden su abrogación y el gobierno la rechaza.

La próxima reunión se espera que sea a media semana. Aunque, aún no se definió el lugar ni la hora, mientras tanto, los galenos mantienen el paro indefinido a nivel nacional.

Tomado de ANF

¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.