Tomayapo opta por cultivos de nuez y vid por el cambio climático

Desde hace diez años la producción de durazno en el cantón de Tomayapo, municipio de El Puente, reporta una reducción que supera el 80 por ciento debido a la escasez de agua y heladas,esto es producto del cambio climático que afecta la zona. Mientras, las familias campesinas migran a centros urbanos, dejando deshabitada las comunidades de la segunda sección de la provincia Méndez.

Saúl Bueno Valdez, asambleísta suplente por el municipio de El Puente, da cuenta que a consecuencia de la sequía, casi el 50 por ciento de la producción agrícola se perdió en Tomayapo, Paicho y la comunidad deSan Francisco hacia abajo hastaChinchilla.

La situación obligó a los dirigentes y legisladores a promover iniciativas y a reemplazar los cultivos tradicionales a fin de ofrecer alternativas a las familias campesinas; es así que se incursionó en el cultivo de viñas y nogales. Sin embargo, Bueno hace notar que falta apoyo de los niveles de gobierno para dar curso a los proyectos referidos a la captación de agua que permitan fortalecer al sector productivo de la zona.

 

El País (EP): ¿Cuál es la principal demanda de las familias del cantón de Tomayapo?

Saúl Bueno (SB): En este momento en el cantón de Tomayapo, la mayor demanda es el tema de agua, pero no tenemos hasta ahora ninguna política que haya generado impacto, ni programas que vayan a trabajar el tema de agua. Es un problema grande.

Tenemos bastante producción cuando el río tiene agua, es un lugar muy productivo, nos ayuda bastante el clima, pero con el cambio climático los duraznos ya no están produciendo porque llega la helada en la época que están floreciendo las plantas. Hace como unos diez años que ya no tenemos producción de durazno, por eso estamos buscando alternativas y por ende llegando a todas las instituciones que puedan trabajar en esas iniciativas.

Hemos tenido más apoyo a nivel nacional con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra, a través del proyecto de riego a goteo. A nivel departamental casi no tenemos apoyo.  Tenemos una presa que estuvo en estudio, faltaba la segunda fase que contemplaba hacer un corte en el cerro para que el agua pase y mediante un canal llenar la presa, pero hemos chocado con que la Gobernación hizo caer el proyecto. A nivel departamental estamos en cero para buscar una solución a la problemática que tenemos en el cantón de Tomayapo.

A nivel de autoridades como subgobernador y alcalde tampoco tienen una visión clara de lo que tienen que trabajar y eso empeora el problema. En El Puente se están construyendo tres terminales, infraestructura que está quedando ahí como elefantes blancos, están construyendo sedes turísticas, que están ahí botadas, al igual que pasó en Padcaya, cuando la necesidad de las familias campesinas es otra, no es la construcción de esos proyectos.

EP: Ante esa realidad ¿Qué iniciativas se promueven para apoyar a las familias de Tomayapo?

SB: Nosotros como asambleístas estamos buscando hacer leyes para que de alguna manera se pueda inyectar recursos al tema agua.  Si no damos solución al tema agua, autoridad que venga y tenga El Puente va a seguir chocando con el mismo problema, porque las autoridades que han pasado no han buscado la solución y se han dedicado a hacer otros proyectos que no responden a la necesidad de las familias, por todo ese tema la gente se está yendo.

Tomayapo está quedando deshabitado, son pocas las familias que viven allí, más aún, esa gente todavía está luchando y pensando en que en algún momento llegue la solución a la falta de agua.

En ese marco, hicimos de momento un mini conveniocon el INIAF (Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal) mediante el cual están recibiendo apoyo técnico para hacer plantaciones de nogales y vid. Muchos comunarios ya optaron por plantar vid, esto se hace porque antes la uva ya se cultivaba en la zona, pero la viña con el paso de los años ha envejecido y dejó de producir. Sabemos que la viña tiene un tiempo de producción de 20 años, luego comienza a reducir, pero en el caso de Tomayapo las viñas tienen más de 100 años, entonces la producción es muy poca.

Estamos viendo de hacer plantaciones nuevas, cuidando las variedades que tenemos. En la zona tenemos la variedad criolla de uva, que se adaptó allá desde la época de los españoles. No tiene enfermedades porque varios han llevado viñas desde El Valle y es de conocimiento que esas plantas tienen enfermedades en la raíz, han tenido dos a tres años de producción luego se han secado, no queremos cometer ese errorsino más al contrario seguir con nuestra variedad que se llama la viscocheña, que queremos conservarla y tal vez mejorarla en la forma de plantación.

Anteriormente, las plantaciones criollas se hacían con espalderas, en troncos de churquis y un palo, no había líneas para riego ni para cultivar otras cosas. Junto a esto se proyecta mejorar la producción de vinos artesanales, con mayor precisión en el proceso de clarificación y elaboración. Todo esto, tanto el cultivo y la producción de vino, se está mejorando gracias al INIAFque mandó a sus enólogos, esperamos con esto tener una mejor producción y en vinos mejor calidad.

EP: ¿Cuál es el aporte del INIAF y qué rol tienen las familias campesinas para ampliar los cultivos de vid en la zona?

SB: El INIAF nos mandó los técnicos, pero cada uno hizo la compra de los plantines, otros con las podas de las primeras plantas hicieron sus propios viveros. Ahora, no podemos hablar de cantidad en cuanto a plantaciones nuevas porque allá los terrenos cultivables son pequeños, pero al mismo tiempo sonmuy productivos. Estamos viendo que las plantas de durazneros en lugares más bajos no producen, porque el frío asienta más en esos sitios. Por eso se está sacando los durazneros y plantando viñas. En la parte más alta, donde el frío no asienta se conservan los durazneros.

Por otro lado, lo importante es que estamos plantando nogales para incrementar la producción de la nuez, tomando en cuenta que esta fruta ya existe en la zona como Paicho, donde hay bastante y Tomayapo un poco menos.De esas plantas antiguas estamos sacando pies/yemas para injertos y así ampliar las plantaciones y tener una mayor calidad y cantidad de esta fruta.

EP: ¿Cómo han tomado las familias campesinas el hecho de cambiar los cultivos tradicionales?

SB: En ese aspecto nos ha costado mucho, pasa que la gente estaba acostumbrada a que la producción de durazno se dé como dice el dicho “porque Dios es grande”. No tenían la práctica de regar, abonar los terrenos, ni fumigaban, no había esa costumbre, si bien ahora tampoco se fumiga, estamos haciendo la desinfección de invierno con productos orgánicos, no queremos usar químicos porque toda la zona en su mayoría genera productos orgánicos.

A la gente le ha costado mucho agarrar esos cambios, porque cuando se habló y llevó técnicos muchos no querían que ni se toquen a sus plantas. Menos que se poden, querían seguir así como estaban; sin embargo, hay varios que ya han ido comprendiendo el tema y han aplicado el mejoramiento de podas y han tecnificado en riego. Otros que tienen un poco más de recursos económicos han hecho la excavación de pozos subterráneos de unos 70 metros, de donde obtienen agua para riego. Son pocos pero en esos casos casi se tiene solucionado el tema de agua.

Pero, por otro lado, las familias que tienen pocos recursos no pueden hacer esos pozos, si bien se hallegado a excavar pozos de forma conjunta con la Alcaldía, que ha puesto un porcentaje del 10 por ciento y el Ministerio Rural y Tierras que también aportó, hasta el día de hoy el proyecto que tenía que ser de un pozo por comunidad no se llegó a realizar.Se hizo uno, se encontró agua a unos 70 metros, pero no se llegó a terminar, está paralizado porque la contraparte le corresponde a la Alcaldía, no se ha cumplido. Por eso decimos que desde las autoridades locales no se ve una inversión en el tema de agua. Se ha intentado pero no se ha avanzado.

EP: Según indica la producción de durazno cayó en gran porcentaje en los últimos años ¿Qué factores influyeron para esta situación en el cantón de Tomayapo?

SB: En todo el municipio de El Puente es un gran problema el tema de agua. Por eso hay zonas que están quedando despobladas como ser Curqui, Tomayapo yPaicho. Al no tener agua la gente no tiene de quévivir.

Si bien aún queda algo de producción de duraznoen Tomayapo, la gente lo consume y no se hace mucho pelón porque se destina al mercado local y nacional. En cambioen Paicho el durazno se destina más para pelón, por ser más seco.La producción ha disminuido bastante, casi ya no se produce durazno en la zona, por falta de agua, la sequía es preocupante. Eso hizo que las plantas mismas se sequen y la gente ya no renueva las plantaciones porque migran.

En su momento nos apoyaron a nivel nacional para hacer conservas por la producción de durazno que tenía la zona, se ha trabajado bastante en eso y se llegó a darle ese valor agregado, también con el tema de dulces y derivados, pero lo malo es que las instituciones dan los primeros pasos y capacitan, pero luego cuando la gente ya está comenzado a agarrar el tema para trabajar, ahí lo dejan y abandonan al productor, y eso desmoraliza a la gente. Falta un seguimiento y eso desanima a la gente.

EP: Desde la Asamblea ¿Qué gestiones se hicieronpara apoyar las demandas de las familias de El Puente?

SB: Se ha hecho la Ley productiva, esto ayudaría bastante ya que en esta ley nosotros planteamos poner un porcentaje, pero la Gobernación no aceptaba esta iniciativa de poner porcentaje de recursos, y eso nos limita.

Ahora existe la ley, pero no hay recursos económicos para que se pueda decir cuánto se va a destinar al área productiva. También tenemos el Prosol, que hasta ahora muchas comunidades no han recibido y están ahí pataleando para el desembolso, falta para cumplir el 100% de desembolsos. Como esas iniciativas, entre otras está la ley para apoyar la producción de ajo y la cebolla, pero ahí chocamos con el factor del contrabando. Pese a la buena producción falta mercado no pueden vender y el precio es bajo, no cubre los gastos. Este tema es más conflictivo en la zona del Río San Juan del Oro, porque ahora agua tiene, pero carece de mercados.Por otro lado, el cantón de Tomayapo y Paicho son productores de frutas como el durazno, pero esta fruta va en decadencia y más aún por falta de agua.

EP: En unos meses concluye la gestión de las actuales autoridades ¿Cuál es la tarea pendiente para las nuevas autoridades?

SB: En la zona alta del departamento, el desafío siempre va a ser el tema agua. Desde agosto para adelante empieza la sequía, ahorita el río Tomayapo no tiene ni una gota de agua, en Curqui quedan solo las pocas vertientes que han disminuido bastante por la falta de lluvias, lo mismo en Paicho. En otras zonas no hay agua y está secándose las plantas.

En Tomayapo casi el 50 por ciento de la producción se ha perdido, y desde la comunidad de San Francisco hacia abajo hasta Chinchilla todo se ha secado, es un desierto, no se recibe apoyo y la misma gente de esa zona se ha ido en busca de otros ingresos, tampoco quieren retornar porque no hay agua. Ante eso se ha tratado hacer la presa, ésa es una demanda de hace 80 años, pero hasta ahora no se avanzó nada seguimos en lo mismo, buscaban alternativas, buscamos por las quebradas, los ríos y cerros alternativas, pero ninguna era buena. Llegaban a la Gobernación los papeles y ahí se quedaba, no se pudo hacer.

La presa de Paicho ha sido distinta, en la gestión de Lino Condori, se han transferido recursos al Alcalde para hacer el estudio, eso se ha hecho, pero ahora chocamos con eso, nos duele, digo a veces vemos solo lo político y no el desarrollo del departamento.

La presa de Paicho no avanza por trabas de la Gobernación, al ser la Alcaldía que hizo el estudio, dicen que la ejecute el Alcalde y así no se va a ejecutar nunca. En Tomayapo si bien hizo el estudio la Gobernación al final la segunda parte que contempla un túnel para que pase el río estaba haciendo la Subgobernación, pero luego de reunirse la Gobernación dijeron que le pidamos a la Subgobernación, a pesar de ser un brazo operativo de la Gobernación no se apoyó. Entonces el Subgobernador se hizoa un lado y así estos son los problemas de los proyectos en el municipio de El Puente, solo tenemos una presa en Iscayachi, que está en el sector de Carolina.

Ahora en el último ampliado de la comunidad los comunarios están más preocupados por el tema agua, pues Iscayachi ha presentado un proyecto para la segunda parte de la presa de Carolina que consiste en levantarla por un metro y medio a dos, pero esto perjudica a Tomayapo.

Por todo esto los de Tomayapo han hecho un voto resolutivo para no pelearse con Iscayachi y queremos que ellos sean parte de la problemática de Tomayapo. Que ambos nos apoyemos, si bien se puede hacer mejoras en la presa de Iscayachi, que al mismo tiempo nos ayuden a presionar para hacer la presa de Tomayapo. Creo que hay una hermandad dentro del municipio, ya no hay esa diferencia que sabían tener antes entre zona baja, zona alta y zona media. Queremos que compartan la necesidad de otros lugares para que ahí se busque la solución y las autoridades nacionales, del departamento y municipales, apoyen a todos los distritos por igual.

 

“En Tomayapo casi el 50 por ciento de la producción se ha perdido, y desde la comunidad de San Francisco hacia abajo hasta Chinchilla todo se ha secado, es un desierto, no se recibe apoyo y la misma gente de esa zona se ha ido en busca de otros ingresos”

 

“El INIAF nos mandó los técnicos para mejorar la producción de vid, pero cada uno hizo la compra de los plantines, otros con las podas de las primeras plantas hicieron sus propios viveros y avanzamos en los nuevos cultivos de vid”

 

Alternativas de cultivos frente al cambio climático

Nuevos viñedos

Varios comunarios optaron por plantar vidy reemplazar las plantaciones de durazno, en otros casos ampliar y recuperar las cepas de viñas antiguas que fueron adaptadas a la zona, como ser la variedad de uva viscocheña. Según el testimonio de las familias, en el cantón de Tomayapo las viñas se cultivan desde hace más de 100 años, aunque la producción es mínima por las técnicasancestrales que aún se aplican.

Plantaciones de nogal

Con el apoyo del el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) familias del cantón de Tomayapo y Paicho incursionaron en el cultivo del nogal, donde inicialmente se plantó alrededor de 10 mil plantines. Se trata de un proyecto piloto para mejorar la variedad de la fruta y ofrecer alternativas a las familias de la zona que hacen frente a la falta de agua por el cambio climático.

Sequía

En el cantón de Curqui, Iscayachi y Río San Juan del Oro, donde antes no solía haber escasez de agua, ahora las familias campesinas sufren la falta del líquido elemento. Ante esa realidad, los dirigentes demandan aunar esfuerzos entre los diferentes niveles de gobierno para asumir proyectos conjuntos que permitan paliar la sequía que hacen frente los comunarios.En la zona de Paicho y Tomayapo esperan que se destrabe la ejecución de una represa.

 

El PERFIL

Nombre

Saúl Bueno Valdez

Ocupación

Estudió Derecho

Asambleísta suplemente

Fue dirigente de la Central de Campesinos de El Puente, también participó del Consejo de Autoridades de Río San Juan del Oro; miembro de la Federación de Campesinos de Tarija.  Fue asesor de los constituyentes de la banca del MAS.