Tips para digerir mejor

Una buena digestión tiene efectos en la salud general

Los alimentos deben ser digeridos completamente para que no dejen ningún residuo tóxico y no interfieran con los procesos metabólicos. Cada enzima y el ácido gástrico deben ser segregados en la cantidad adecuada, en el momento preciso y la pared
intestinal debe encontrarse en un buen estado.

Conociendo más Una mala digestión dificulta la absorción de alimentos y provoca
algunos malestares como acidez, inflamación, exceso de eructos y flatulencias, regurgitación, náuseas y mal aliento, entre otros. No olvides incluir alimentos ricos en proteínas como pescado, pollo, pavo y leche descremada, que ayudan a reforzar
la válvula que protege el estómago.

Una buena digestión, por tanto, nos ayuda a cuidar la salud, y con ello también podemos eliminar las toxinas que el cuerpo no necesita. Es importante que aprendas a
identificar lo que puede poner en riesgo tu digestión y la forma en como lo puedes tratar, empezando por la buena alimentación.

Recuerda modificar y adoptar sanos hábitos para tu alimentación, con lo cuál podrás prevenir que la mala digestión desencadene alguna enfermedad, úlcera o lesión. La
moderación te aleja de un estilo de vida perjudicial.

Tener una buena digestión ayuda a nuestro organismo a absorber y aprovechar todos los nutrientes de los alimentos que consumimos, debido a que así se segregan las cantidades necesarias de enzimas y jugos digestivos en el tiempo apropiado.

Cuando tenemos una mala digestión podemos llegar a sufrir algunas molestias como, por ejemplo, estreñimiento, alergias, problemas en el hígado o falta de absorción
de nutrientes, entre otros.