Tenía los testículos hasta las rodillas

Un hombre de 43 años se vio obligado a que le extirpen sus testículos hinchados, luego de que estos le lleguen por debajo de sus rodillas y no lo dejen caminar. Una tomografía computarizada de su abdomen y pelvis, llevada a cabo en un hospital de Panamá, reveló que tenía una hernia que contenía parte de su intestino.

Su escroto había crecido gradualmente durante 30 años. La acumulación de líquido hizo que sus testículos y piernas se hincharan a 3.35 kg de peso, y que sus heridas abiertas supuren pus maloliente. Su pene también se “enterró” en la carne hinchada.

Cuando le realizaron un examen, éste indicó que la piel estaba engrosada, de color rojo intenso y con dos heridas abiertas e infectadas. En tanto, las exploraciones mostraron una hernia inguinal.

Los médicos en Texas, dirigidos por la Dra. Katherine Dowd, Baylor Scott y White Health, detallaron el caso en Urología. El informe dice que el hombre nunca vio a un médico durante años antes de llegar a un departamento de A&E en Panamá con fiebre, frecuencia cardíaca rápida y un globo claro en el escroto.